Atrapan a un perrito en medio de un ingenioso escape para pasar más tiempo con sus amigos

A primera vista, Crackers es un adorable cachorro mestizo de labrador y San Bernardo. Con su tierna mirada es capaz de robarse cualquier corazón pero lo cierto es que es un peludo capaz de realizar las travesuras más impensadas.

Enlaces patrocinados

Crackers tiene 5 meses de edad y su pasatiempo favorito es jugar con las mascotas del vecino. Se llevan tan bien que tienen la hermosa tradición de pasear juntos cada noche.

“Adoran jugar aunque Crackers tiene tanta energía que a veces los perros del vecino quedan agotados”, explicó Jessie Matney, su dueño.

El único detalle de esta bonita amistad es que Crackers no entiende que no puede pasar las 24 horas del día con sus queridos amigos.

El cachorrito los busca a través de las vallas de jardín y su alegría es tan grande cuando los olfatea que en más de una ocasión ha orquestado un inimaginable escape.

Enlaces patrocinados

Jessie sabía que su perro había empezado a empujar las vallas para buscar a sus nuevos amigos, así que hizo un par de refuerzos en el jardín. Sin embargo, no hay obstáculo capaz de detener al astuto Crackers.

“Cuando me di cuenta ya estaba a punto de terminar su escape perfecto. Crackers ayudó a los perros del vecino a pasar hasta mi casa. Todos quedaron congelados y lucían como Los Tres Chiflados”, bromeó Jessie.

En efecto, Crackers había logrado sacar por completo una de las vallas. Estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para reencontrarse con sus amigos y ellos estaban igual de ansiosos por jugar con él.

“Cuando vi lo que estaba haciendo no pude hacer más que reírme. Ya estoy acostumbrado a sus locuras”, dijo Jessie.

A juzgar por la graciosa fotografía en donde se los perritos aparecen in fraganti, ninguno se arrepintió en lo más mínimo de su travesura. Es cuestión de tiempo para que perfeccionen su estrategia y puedan jugar cada vez que lo deseen.

Enlaces patrocinados

“Esta es la quinta vez que sucede algo así. En una ocasión Punkin logró pasar pero la otra perrita se quedó atrapada porque su trasero no cabía. Tuve que quitar otra valla para ayudarla”, explicó Jessie.

No hay dudas de que estos peluditos son dignos de cualquier película de Hollywood. Es maravilloso saber que los tres se llevan de maravilla y continuarán haciendo de las suyas.

Después de todo, son unos peludos hermosos y se merecen tantas sesiones de juego como deseen.

¿Crees que vuelvan a tumbar una valla o logren hacer un túnel para unir sus jardines? No te vayas sin compartir a estos adorables perritos.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!