Cientos de estos animales marinos terminan en un triste destino en manos de barcos japoneses

La caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986; sin embargo, aún hay empresas que continúan con esta práctica bajo un pequeño recurso legal que aprueba la caza de estos animales, siempre y cuando se practique para la ciencia y el estudio de la población de ballenas.

Desgraciadamente, en Japón se escudan en motivos científicos para seguir con la caza de ballenas de manera indiscriminada, estos actos ya fueron llevados en 2014 ante la Corte Internacional de Justicia declarando que la caza japonesa no tiene fines científicos y ordenando la suspensión de esta terrible actividad.

Después de un año de la sentencia y de suspender las actividades, el pasado sábado los pescadores de Japón volvieron a cazar nuevamente en las aguas del Antártico, específicamente en el puerto de Shimonoseki.

Esta vez la masacre provocada por tres barcos japoneses resultó en la pérdida de la vida de más de 300 ballenas Minke antártico. Según el estudio del Instituto Japonés de Investigación de Cetáceos, las 152 ballenas que perdieron la vida eran machos y 181 eran hembras.

“Los cazadores furtivos de ballenas japoneses desacatan la orden del Tribunal Federal australiano con el precio de un millón de dólares en sus cabezas y que la Corte Internacional de Justicia considera ilegal. Su falso nuevo programa científico de caza de ballenas ni siquiera cuenta con el respaldo de la Comisión Ballenera Internacional”, comentó Jeff Hansen, el director de la Sea Sheperd australiana.

Los tres barcos no se enfrentaron a las habituales propuestas hechas en alta mar por activistas y representantes de Sea Sheperd Conservation Society, una organización ecologista de nivel mundial que trabaja en la preservación y conservación de la fauna marina.

En casos anteriores, el barco de la organización protestaba y enfrentaba a las embarcaciones pesqueras; sin embargo, actualmente evita la confrontación con los balleneros debido a las mínimas posibilidades de éxito.

“Porque sería como lanzar un tirachinas a un tiroteo en busca de balleneros que pueden vernos, pero no podemos verlos, en otras palabras, una pérdida de tiempo y recursos inútiles”, dijo Paul Watson, fundador de la organización, al respecto de las nueva actitud sobre los enfrentamientos.

Pero la organización no se ha rendido y ha realizado un doloroso video para denunciar y dar a conocer la triste situación que viven las ballenas a manos de los japoneses.

El vídeo fue publicado en YouTube, pero debido a que contiene imágenes inéditas que revelan la lamentable realidad de la masacre masiva de ballenas, no lo hemos incluido. Lo puedes ver aquí.

Además, este horrible hecho sucede en torno a los rumores sobre que el Gobierno japonés legalizará la caza de las ballenas, lo que haría que la lucha contra esta terrible práctica sea más difícil a nivel internacional.

La Sea Sheperd Conservation Society pide que los apoyes ingresando aquí

Maritime / Youtube

Esperamos que la caza contra ballenas se acabe pronto y esta especie pueda sobrevivir ante los daños de los que han sido víctimas durante años.

¡Comparte esta noticia con tus amigos y conviértete en portavoz de los que no tienen voz!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!