Bebé elefante que nació de milagro sorprende con la huella que deja en la arena tras una siesta

El embarazo de los elefantes hembras dura más que el de los demás mamíferos, cerca de 22 meses. Ellas suelen dar a luz una cría cada dos o cuatro años, teniendo una época fértil hasta los 50 años. Al nacer, los elefantes tienen un peso entre 100 y 150 kilogramos y miden un metro de alto.

En un zoológico de la ciudad de Chester, en el Reino Unido vio la luz por primera vez un pequeño elefantito bautizado con el nombre de Anjan y cuyo nacimiento ha sido catalogado por sus cuidadores como un verdadero milagro de la Madre Naturaleza.

Y es que su madre, Thi, es una de las ejemplares más longevas de las que residen en el parque, por lo que el riesgo de que perdiera a su cría o muriera en el parto era más que inminente, lo cual no era ningún secreto para los trabajadores del zoológico.

Los elefantes son los mamíferos terrestres más grandes del planeta, considerados, además, como animales con una inteligencia y una memoria sorprendentes, así como una especial organización social.

Cuando la cría sale a través del conducto vaginal, cae sobre la tierra y la madre la limpia con ayuda de su trompa, soplando sobre ella y dándole calor. Durante el proceso, la madre suele estar de pie, flexionando las patas traseras o sentándose sobre ellas.

Lo sensacional de este caso es la impresión que dejó Anjan cuando tocó el suelo, hecho que fue captado en fotografías y han hecho del hermoso paquidermo toda una celebridad en las redes sociales.

La matriarca, que ya es bisabuela, sorprendió a todos los expertos del lugar al lograr quedar encinta a tan avanzada edad, e incluso avanzar en la gestación de su pequeña cría, sorpresa que, sin embargo, se tornó en consternación cuando después de los 22 meses habituales aún no mostraba señales de estar lista para dar a luz.

A pesar de que la alegría y el optimismo que originalmente reinó en el zoológico por tan inusual noticia disminuyó considerablemente, Thi, en su abnegación, no iba a permitir de ninguna manera que su pequeña y última cría muriera. Tenía 3 meses de retraso, pero su ímpetu logró que diera vida a esta feliz sorpresa de la vida.

“Parecía que esta cría milagrosa, no lograría llegar a este mundo, tal y como las circunstancias del embarazo de su madre hacían suponer”, declaró uno de los cuidadores

Y así contra todo pronóstico, Anjan llegó al mundo, pero, además lo hizo de una manera sin precedentes, ya que, todavía dormidito, se posó delicadamente en un montículo de tierra, dejando el bello regalo de la impresión perfecta en el suelo de su rostro descansando.

“Este pequeño elefante está lleno de sorpresas, y la manera en que dejó el recuerdo de su nacimiento nos impactó a todos”, añadió otro de los encargados del zoológico.

¡Que hermosa impresión de la vida misma!

Miles de personas celebraron esta repentina escena y aplaudieron al extraordinario animal que creó tan sorprendente obra de arte y que, gracias a la tecnología, quedará para la posteridad en los corazones de todos quienes tuvieron el placer de apreciarla.

Comparte esta bellísima historia de amor por la vida con tus seres queridos, porque el nacimiento es el principio de todo, es el milagro del presente y la esperanza del futuro. Que la vida premie a este hermoso milagro de la Naturaleza que, definitivamente nunca dejará de sorprendernos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!