Bella finalmente se entregó al veterinario tras soportar terribles dolores por sus codos rotos

En más de una ocasión hemos escuchado que cada perrito es único y especial, sin embargo, no podemos negar que dentro de la realidad canina hay perritos con ciertas cualidades que los limitan a realizar muchas actividades que hace un perrito normal, haciéndolos peluditos aún más especiales.

Una lesión mal curada puede ser letal para los perritos.

Bella, es por mucho una perrita especial con una historia conmovedora y tierna igual que su nombre. Hace algún tiempo se rompió ambos codos pero desafortunadamente su lesión nunca se curó del todo, lo que hizo que perdiera movilidad en sus patitas delanteras sin poder correr nunca más sobre sus cuatro patas.

Bella es una dulce Pug de 6 años.

La adorable perrita siempre contó con el apoyo de muchas personas, estuvo viviendo durante más de 9 meses en el hospital de animales, así que se ganó el cariño y admiración de todo el personal. Vieron en Bella una chispa que no la detendría y la impulsaría a seguir adelante hasta el último momento a pesar del incómodo dolor que le causaban sus codos rotos.

La perrita fue rescatada por Pug Nation Rescue.

Al intentar caminar la perrita se pone sobre dos patas haciendo un esfuerzo extra para  mantener el equilibrio, la mayor parte del tiempo se arrastra de un lugar a otro por lo que en ocasiones sus rescatistas dicen que parece más un pingüino que un pug.

La organización tiene sus sedes principales en los Ángeles y California.

Bella no tenía familia solo un gran equipo que apostaba por su bienestar, pero un día una mujer con grandes sentimientos decidió hacer espacio en su corazón para una perrita con necesidades especiales y adoptó a la dulce perrita, Wendy se convirtió en su nueva dueña y empezarían juntas una etapa de consultas al veterinario para solventar el problema de sus codos.

Los retos de Bella continúan pero ahora tiene una madre humana que la apoya incondicionalmente.

La nueva vida de la inspiradora perrita está llena de desafíos, ahora que  tiene un hogar y una familia que cuide todo el día de ella está esperando una doble amputación que la libere del todo el dolor que le ocasionan su codos rotos. Estamos seguros que mantendrá el mismo entusiasmo y sabrá adaptarse a su nueva vida.

Una perrita como Bella merece lo mejor y encontró lo que se merecía, amor incondicional.

Sin duda, todos los perritos son únicos y maravillosos, pero sería hermoso que a la hora de adoptar nos fijáramos en perritos especiales como Bella, todos merecen la oportunidad de ser amado y de nosotros depende que ellos disfruten de ese hermoso don.

Te invitamos a difundir la nota y hagamos de una historia especial un recuerdo que invada nuestros corazones.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!