Bomberos acuden al llamado de un pato arrojado a la basura y lo rescatan junto a 6 animales más

La labor de los bomberos va más allá de solo extinguir el fuego y ayudar a las personas que quedan atrapados en peligrosos incendios. Quizás muchos se sorprenderían de saber que estos funcionaros son los que atienden la mayoría de casos de rescate animal que puedan presentarse alrededor del mundo. 

Su profesionalismo no sabe de especies.

En la ciudad de Guanajuato (México), estos héroes lideran una batalla campal contra el maltrato y abandono animal, y hoy queremos relatarte cómo con su acción salvan vidas.

Los números de abandono en esta ciudad son cada día más elevados.

Hace una semana, los Bomberos de Guanajuato relataron el rescate del cual fueron partícipes junto a la policía ambiental.

Se trataba de un pato que había sido arrojado en un contenedor de desechos.

El asunto los conmovió al extremo, pues la criatura estaba asustada y con lesiones en sus patas. Para los hombres no hay lógica en que alguien se deshaga de ningún animal y peor aún de un pato, cuya hábitat es muy diferente a la ciudad.

¿Para qué sacar a estas criaturas de sus ambientes y después dejarlas de lado?

El asunto no tiene lógica para los bomberos ni para nadie, pero ese día de rescate no finalizó allí. Horas después, los uniformados fueron informados de unos gatitos que habían abandonados en una edificación en construcción.

Los pobres tenían escasos días de nacido.

En esa ocasión, debieron trasladarse hasta Glorieta Cervantina para realizar la operación. Tras un rastreo en el lugar en busca de los indefensos animalitos, pudieron dar con ellos y rescatarlos.

Sin duda un día movido para los bomberos

¿Te sorprendería saber que mientras ellos actuaban otro caso de crueldad ocurría en la misma ciudad? Lamentablemente así sucedió.

Horas después de llevar a los gatos a un lugar seguro, el reporte de un perro abandonado llegó al Departamento de Bomberos.

En esta ocasión, la víctima fue un can.

Como es de imaginarse, los héroes no dudaron un minuto para actuar y se pudieron en marcha. Se trataba de un cachorro en evidente estado de desnutrición, al que habían dejado atado dentro de una casa sin habitar en la en la calle Pulque, de la comunidad de Yerbabuena.

El peludo fue rescatado.

Pero además fueron informados de tres gatitos más que fueron hallados dentro del motor de un automóvil. A estos pequeños también los ayudaron.

En solo un día, estos bomberos atendieron un total de siete casos de abandono. Por fortuna todos resultaron exitosos y fueron llevados al Centro de Control Animal de Guanajuato.

Pero saber esta realidad nos parte el corazón.

La rutina de estos bomberos despierta la alarmas de los animalistas, pues duele ver cómo pese a tantas campañas el abandono parece ser la primera opción de tantas personas irresponsables. Toda clase de animales son dejados de lado a diario y esta situación debe cambiar.

Estos hombres hacen una gran labor pero el mundo necesita ciudadanos más sensibles ante el dolor. Comparte esta nota y ayúdanos a crear consciencia. ¡No más abandono animal!