Nadie esperaba que sería tan divertido descubrir el misterio del grifo abierto…

La intriga de saber quién dejaba la llave del grifo abierta resultó en un divertido descubrimiento.

El insospechado responsable y protagonista de esta historia es un inteligente Highland Cow de cuatro años llamado Jake, que le ha sacado provecho a un talento especial para refrescarse.

Este tierno bovino es uno de los residentes del centro Mossburn Farm, en Dumfries and Galloway, Escocia, un refugio para animales no deseados que han sufrido maltrato. Allí comparte su tiempo con niños con necesidades especiales y su compañero Joe.

¡Alguien había olvidado cerrar la llave! Sucedió una vez, y se repitió hasta que lo descubrieron.

Nunca imaginaron lo que era capaz de hacer. Estaba sintiendo calor y se las arregló para abrir la llave del grifo en su recinto, dejando caer el agua sobre su cabeza para refrescarse.

Siobhan Webster, trabajador de jardinería en la granja, estaba dando un paseo por la arena al aire libre, hasta que oyó el agua del grifo. La joven de 27 años se apresuró a cerrarla, sin saber quién podría haber dejado la llave abierta.

“Escuché que el grifo se encendió la primera vez y lo apagué”, dijo Siobhan

“Entonces la segunda vez sucedió lo mismo y noté que Jake lo había hecho. Pero cuando fue a hacerlo por tercera saqué mi cámara para grabarlo en video”.

A Siobhan le pareció muy gracioso ver a Jake, que para empezar se rascó la cabeza con la llave y luego se dio cuenta de lo que sucedía. Siguió usando su cabeza para abrirlo.

 “Realmente estaba disfrutando el agua fría en su cara, estuvo allí por unos buenos cinco minutos. No quería beberla, solo estaba refrescándose”.

Cuando cerró por tercera vez el grifo Jake no volvió para abrirlo, seguramente se había calmado.

Los demás trabajadores de la granja se asombraron con la nueva habilidad de Jake, considerando que tiene un recipiente con suficiente agua para saciar la sed en cualquier momento.

También bromearon diciendo que Jake no era respetuoso con el medio ambiente, ya que no se molestó en cerrar el grifo.

Juanita Wilson, gerente del centro Mossburn Farm, comentó que ignoraba que Jake sabía “cómo activar el grifo”.

“Es un buey de las tierras altas descornado, nació en 2014, tiene 4 años de edad. Vive con nosotros desde 2017.

Creo que si Jake no estuviera aquí, habría estado en un plato como un pedazo de carne de algún comensal. Pero ahora es una pieza de carne viva.

Pienso que es un animal muy inteligente, no fue accidental que encendiera el grifo, pues caminó hasta allí y supo lo que quería hacer. Un cerdo no pudo, pero Jake lo hizo”, dijo.

Jake tiene una vida tranquila y feliz junto a su hermano. Es un animal de manada, por lo que le gusta vivir con los de su propia especie.

Vemos a Jake a la izquierda con su compañero Joe en un campo del refugio Mossburn Farm

Facebook

Cada especie es única, como un diamante en bruto nos deja ver el brillo de su inteligencia digna de respeto. No te quedes sin compartirlo.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!