Un caballo se pavonea ante sus curiosas vecinas y las sorprende con el espectáculo de su vida

Los caballos son animales que han sido aliados de los humanos desde hace cientos de años, a un punto que los conocemos de una manera tal que podemos decir que cuentan con diligencia, elegancia, fortaleza y tranquilidad. Pero aun así, a estas majestuosas criaturas les gusta pavonearse para un público de vez en cuando, como este caballo en particular.

Su nombre es Koning, un caballo frisón que habita en el Reino Unido con su familia humana

Le permiten pasar su tiempo corriendo de acá para allá en la amplia propiedad de su casa, disfrutando del aire limpio del campo y de la asombrosa vista de las colinas que lo rodean.

Durante una de sus tardes de ejercicio el caballo notó algo que le dio curiosidad, pues del otro lado de la cerca habían animales viéndolo y observando sus movimientos. De esta manera, como el buen y elegante caballo que es, decidió acercarse a la cerca para ver quiénes eran su público, y al acercarse notó que se trataban de vacas, muchas vacas.

Específicamente eran el ganado del vecino que habían decidido observar el pavoneo de nuestro amigo equino, y a su vez Koning mostró también interés en las vacas y consideró que debía presentarse.

Estas vacas estaban hipnotizadas con el imponente caballo

Tal pensamiento duró poco porque recordó quién era, un majestuoso caballo frisón criado para proezas de gracia y elegancia, y era hora de mostrarle a este ganado de lo que era capaz, de que vieran esas piernas en acción.

Comenzando con una pequeña pirueta, el caballo dio varias vueltas alrededor del campo sin irse muy lejos de las vacas para no perder su atención, haciendo que aquellas fuertes y torneadas piernas se movieran delicada pero firmemente, nunca perdiendo el ritmo y mostrando las capacidades del frisón.

A cada movimiento el público crecía

Pronto se habían agrupado aún más vacas, casi como una enorme pared de color café, todas fans de Koning que veían como galopaba con aquella manta en su lomo, casi como una capa al viento, todos estos elementos haciéndolo parecer una pintura.

Aunque estaban admiradas, esto no les quitaba la timidez a las vaquitas, por lo que cada vez que Koning se acercaba a ellas, estas retrocedían con algo de nervios. Tal vez se sentían intimidadas después de ver su brillante pelaje y bello trote.

La impresión de estas vacas es muy divertida

Tara

Después de la corta presentación, el caballo se despidió de su público y decidió tomar un leve descanso, nunca perdiendo su elegante porte, pues se sentía satisfecho con lo que había hecho y no quería estropearlo.

Aquí puedes disfrutar del espectáculo que les dio el caballo a sus vecinas

Ciertamente, aunque no es común ver a un animal impresionar a otros, estos son casos que se presentan y nos generan felicidad.

¡Comparte la historia de Koning para que las personas se den cuenta que incluso los caballos pueden ser animales muy especiales!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!