Cachorrita que perdió una pata y sobrevivía sola con su hermanito finalmente consiguió hogar

Toda cachorrita merece crecer rodeada de mimos y juegos. Sin embargo, en ocasiones el destino tiene deparados los mayores retos a los mejores guerreros y esto quedó demostrado con la historia de la pequeña Roxy.

Esta cachorrita tuvo un accidente que le cambió la vida con solo 4 semanas de nacida

cachorrita

Roxy no tenía un hogar con una familia que cuidara de ella y de su hermanito; ambos vivían bajo el abrigo de sus padres: una perrita redbone coonhound y un pitbull terrier. Sin embargo, su vida cambió cuando su patita quedó atrapada.

Afortunadamente, la fundación de rescate animal This Is Houston se encargó de la situación. Rescataron a Roxy y a su familia, trasladando de emergencia a la pequeña a una sala de urgencias.

Pese a darlo todo, los rescatistas y veterinarios no pudieron salvar la patita de Roxy. Pero, poco a poco, la peludita les demostró que nada en el mundo podría apagar su luz.

El destino de la familia de Roxy dio un giro de 360°

Mientras el refugio se encargaba del cuidado de la madre de Roxy, e incluso esterilizaron al papá, ella se recuperó satisfactoriamente de su cirugía y fue acogida por una madre humana temporal.

En cuestión de poco tiempo, la pequeña aprendió cómo desplazarse por su casa de acogida con solo sus 3 patitas. Y descubrió que nada es imposible cuando se tiene el apoyo de una familia que la protege.

«Su pata no se pudo salvar, pero como puedes ver, no la ralentiza mucho», dijo un vocero de This Is Houston.

A pesar de la limitación física, ella sigue siendo muy carismática y juguetona, no para de jugar, hacer trucos y ocurrencias que dejan a todos encantados solo de verla.

La alegría y perseverancia de la perrita hicieron posible que su equilibrio fuera mejor que nunca. Además, asistía puntualmente a sus terapias de rehabilitación y su corazón logró sanar junto a su cuerpo.

Sus tiernos ojitos expresan los hermosos sentimientos que desbordan su corazón perruno. Sabe reconocer el cariño que recibe a diario, y, ahora se siente afortunada a pesar de haber pasado por experiencias duras en su corta vida.

Tanto fue el progreso de Roxy que, con solo 7 semanas de edad, el refugio comenzó la búsqueda de su nuevo hogar. Ella necesitaba ser amada para siempre y querían asegurarse de que terminara en la mejor familia.

Su dulce personalidad es ideal para convivir con niños y también con otros peludos. Pero, ante todo, la prioridad del refugio era encontrar la nueva casa de Roxy dentro de Houston, para poder darle seguimiento a su historia.

No tardo mucho en aparecer una amorosa familia que quedó maravillada con la tenacidad de Roxy. La amaron desde el primer momento y convivieron constantemente con ella para asegurarse de que estaban destinados a formar un hogar.

Tras haber comprobado que funcionaban increíble estando juntos, la pareja decidió concretar la adopción de Roxy, para comenzar una nueva vida para esta perrita.

Ahora, esta pequeña se encuentra disfrutando de la mejor parte de su vida, una en la que está rodeada de amor y en la que sus padres dan todo por mantenerla segura y feliz.
Para poner punto final a su pasado, la pareja renombró a Roxy como Dixie y ella recompensa toda su protección con su amor incondicional.

“Su nuevo nombre es Dixie y creemos que va a tener la mejor vida de todos los tiempos. ¡Está muy agradecida por sus adoptantes increíbles! ¡Qué tengas una vida feliz, dulce niña!”, comunicó el refugio.

No cabe duda, incluso las peores tragedias tienen un final feliz cuando se abre el corazón a los animales necesitados que habitan en los refugios ¡cada uno de ellos merece un hogar y ser felices!