Cada noche su gata comienza a maullar desesperada dentro de una caja hasta que se acerca

Los peluditos de la casa siempre logran robarse nuestro corazón y convertirse en un miembro más de la familia. Esto es algo que saben todos los que alguna vez han tenido una mascota. Selina es una linda gatita de color gris que fue adoptada por la familia Krishnan.

Selina fue adoptada cuando era tan sólo una bebé.

La habían encontrado en las calles buscando ayuda desesperadamente pero logró encontrarse a unos humanos que le brindarían todo el amor del mundo. Selina se acostumbró muy rápido a su nuevo hogar y no tardó en forjar una relación muy especial con su papá.

“Él adora tratarla como si fuese un bebé”, dijo un miembro de la familia Krishnan.

Él siempre sintió una conexión muy especial con los animales y tomaba a Selina como si fuese una bebé para darle largas horas de mimos, de inmediato, la gatita supo que sería su humano favorito y se aseguró de no despegarse de él ni un instante. Cada vez que su humano se iba a trabajar la gatita esperaba atentamente su regreso.

Selina vive con su familia en Melbourne, Australia.

Fue así como surgió una pequeña tradición entre ambos, cada vez que su padre volvía a casa, Selina lo recibía por todo lo alto y luego se disponía a jugar en una caja. En una ocasión, quiso mover la caja de un lugar para otro, pero la gatita se negó a moverse y en su lugar disfrutó de un improvisado paseo, parecía tan feliz con el resultado que le pedía a su papá que repitiese la travesura.

“A Selina le gustó tanto que ahora siempre debemos dejar un par de cajas por ahí para que podamos darle sus paseos”, explicó Krishnan.

Todas la noches, Selina comenzó a exigir sus divertidos paseos en una caja antes de irse a dormir. En ocasiones, el papá de Selina se encuentra algo distraído u ocupado así que puede olvidar el reglamentario paseo de la gatita.

Cuando esto ha sucedido, la astuta Selina simplemente acude a la caja y comienza a maullar a todo volumen hasta recibir su merecido paseo.

“Lo hacen todas las noches a la misma hora. Es una rutina muy especial”, dijo un familiar de Divya.

Es algo que simplemente forma parte de sus rutinas y además los ha ayudado a forjar una relación cada vez más especial. En ocasiones, Krishnan llega muy cansado, pero siempre guarda un poco de energía para su querida mascota.

Ofrecer tiempo y amor a los peluditos de la casa es fundamental. Ellos son parte de la familia y necesitan interactuar con sus humanos para poder llevar una vida feliz y saludable. La dedicación del padre de Selina es un bonito ejemplo a seguir.

Nada como el amor entre los gatitos y las cajas. Selina, afortunadamente, supo convertirlas en todo un medio de transporte. ¡Comparte su curiosa rutina!