Cámaras de seguridad graban a una perrita golpeando la puerta de su guardería con urgencia

Marty Carriere es un joven que trabaja en una guardería para perritos llamada Happy Tails Pet Resort and Spa. Normalmente, Marty cuenta con un par de horas para prepararse en la oficina antes de recibir a los lindos peluditos, pero un día recibió una agradable sorpresa.

Escuchó un extraño sonido que lo hizo asomarse a la puerta y quedó en shock al comprobar que una perrita de raza pastor belga estaba en la entrada de la guardería exigiendo tiernamente que la dejasen pasar.

“Eran las 6:30 cuando vi su nariz asomando por la puerta. Ella simplemente estaba allí olisqueando todo”, dijo Marty.

Se trataba de Jem, una perrita de 5 años, que solía ir a la guardería un par de veces a la semana. El único detalle era que Jem siempre llegaba con sus dueños y esta vez todo parecía indicar que la peludita se encontraba completamente sola.

“Ella entró e hizo un aullido que no hacen muchos otros perros. Estaba tan feliz que no paraba de aullar”, dijo Marty.

Marty le abrió sin pensarlo dos veces y se dispuso a llamar a los dueños de la peludita para averiguar qué estaba sucediendo.

“Abrí la puerta y ella entró muy feliz, moviendo la colita y lista para su día de guardería”, dijo Marty.

Cuando los padres de Jem recibieron la noticia quedaron en shock. La astuta peludita había aprendido a la perfección el camino de su casa hasta la guardería y se había escapado.

La noche anterior, habían tenido amigos de visita y uno de ellos dejó la puerta abierta por error. Parece que Jem lo notó y no dudó en aprovechar la ocasión para ir a uno de sus lugares favoritos en el mundo entero.

“Estaba muy emocionada. Supongo que esa mañana no podía esperar a que mamá y papá se levantaran, así que vino ella misma”, dijo Marty.

Antes de la pandemia, Jem solía visitar la guardería más a menudo. Sin embargo, como sus padres habían pasado los últimos días trabajando desde casa, ya no iba tanto como antes. Si algo ha quedado claro es que Jem adora al máximo sus días allí y quería dar una buena visita a Marty y a todos sus amiguitos peludos.

“Si la perrita se emociona tanto por ir a ese lugar, es que la tratan muy bien”, celebró un usuario en las redes.


Los padres de Jem la buscaron de inmediato para darle su desayuno en casa y luego la regresaron a la guardería para que disfrutara de un merecido día de travesuras junto a otros perritos.

No hay dudas de que esta guardería es un lugar maravilloso. Los perritos se las ingenian para escaparse de casa y pasar en la guardería un par de horas extras. ¡Comparte!