Captan a un anciano intentando trasladar un perro en el carrito de un bebé

Todos aquellos quienes amamos a los animales sabemos lo que significa la ternura y la sensibilidad que caracteriza la relación con las mascotas. En muy poco tiempo, esos maravillosos seres con los que compartimos parte de nuestra vida se convierten en parte de la familia, con un espacio y costumbres propias.

Las mascotas nos aportan una compañía permanente y serena en cada etapa de la vida, brindándonos esa sensación de seguridad y afecto genuino, sin interferencias ni ambigüedades, y sin imponer otra norma que no sea dar y recibir amor.

Nacemos para morir, una realidad que nos enfrenta tanto a los humanos como a las mascotas a un mismo destino. A medida que pasan los años y la edad ya no es la misma, nuestros movimientos se hacen pausados, somos más propensos a contraer enfermedades, en fin, nos debilitamos físicamente.

En tiempos oscuros y duros como los que nos ha tocado vivir, más que nunca necesitamos que alguien nos cuide y en esta historia veremos a un par de personajes dispuestos a hacerlo hasta que la muerte los separe.

Y es que, recientemente se han publicado unas hermosas imágenes que han conmovido a cientos de usuarios de las redes sociales, protagonizadas por un anciano a quien se lo ve empujando a un perro dentro de un cochecito para bebé en el trayecto desde su hogar al veterinario.

El pequeño consentido va muy quieto dentro del carrito junto a su amoroso amigo

Las instantáneas fueron captadas por un hombre que coincidió con el venerable adulto mayor en el camino y quien también se dirigía a consulta con su mascota. Las mismas fueron publicadas momentos después acompañadas por una leyenda.

“Cuando llevaba a mi perro al veterinario, vi a un abuelo empujando a un perro viejo paso a paso en un carrito. Así es como se ve el verdadero amor. No lo dejará hasta el final”, puede leerse en la publicación.

El abuelo, a pesar de ser viejo, se preocupaba por su compañero peludo lo suficiente como ponerse en su lugar, identificarse y saber que es débil e incapaz de caminar solo. Una hermosa muestra de empatía y amor incondicional que debería multiplicarse en todos los corazones que habitamos este hermoso planeta azul.

El internauta también hizo algunas observaciones del conmovedor incidente, aludiendo al hermoso gesto del anciano cuando se asomaba una y otra vez al carrito para cerciorarse del buen estado de su vieja mascota.

«Todo va a estar bien, tranquilo»

“Se ve al abuelo inclinarse de vez en cuando para verificar si el viejo perro estaba bien”, se lee en el comentario.

Incluso se lo ve limpiándole suave y amorosamente la suciedad del rabillo del ojo y acomodándole su posición en el carrito para asegurarse de que vaya lo más confortablemente posible.

Y es que, así como este dulce abuelito también nos quieren nuestras mascotas, con incondicionalidad, sin peros, por eso resulta tan gratificante compartir la vida con ellas, porque no nos juzgan, el vínculo perdura en el tiempo y, simplemente, su razón de existir se centra en brindarnos afecto y cariño sin más, lo merezcamos o no.

Comparte esta historia de amor con tus seres queridos, uno quizá más puro, más infantil, más poético, más genuino de todos los que se pueden sentir en la vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!