Captan a una humilde niña llevando a su perrita en una carreta después del mayor acto de amor

Tener una mascota va más allá de brindarles comida y un techito, ser un dueño responsable también implica cubrir las necesidades médicas que pueda requerir tu peludito y la esterilización es una de ellas.

Aunque muchos adultos aún no se hacen conscientes de que esta práctica es vital para frenar la sobrepoblación de perritos sin hogar, hay una niña en que parece más lista que todos.

Con sólo 11 años la pequeña mamá humana de Lucy nos ha dado una lección.

Esta perrita mestiza adulta llamada Lucy ha pasado por diferentes embarazos pero ninguna de sus crías ha sobrevivido. De haber sido así, ahora tuviese al menos unos 26 hijitos de diferentes camadas.

La maternidad es una cuestión arriesgada para la peluda. 

Su dueña, una pequeña escolar, entiende muy poco sobre términos médicos y enfermedades pero sabía que debía parar la tortura que para Lucy implicaba cada embarazo. Probablemente, la mascota sufra de alguna condición que le impida llevar a término sus partos pero la niña no tiene dinero suficiente como para llevarla a la consulta con un veterinario.

Pese a su humilde condición, la dueña no dudó cuando supo de una jornada de esterilización gratuita que habría en su comunidad. Ella sólo quería que Lucy no sufriera más, así que decidió buscar el modo de llevarla hasta el lugar.

La esterilización puede ser un procedimiento costoso.

La perrita fue esterilizada exitosamente y su amorosa dueña decidió llevarla a casa en una carretilla.

Como Lucy se encontraba adolorida por la operación, esta niña no dudó en tirar de la carreta con tal de que su perrita viajara “cómodamente”.

Esta dueña responsable cargó con su peluda de más de 50 kilos por un largo trayecto.

La amorosa historia llegó a las redes sociales gracias a la usuaria de Facebook, Griselda Silva Miranda, que decidió compartirla.

Como era de esperarse, muchas personas se han mostrado conmovidos con tan bello gesto de esta pequeña. 

Los usuarios no se contuvieron y dejaron hermosos mensajes.

La pequeña demostró que ni la edad ni el dinero son excusas para ser responsables con tus mascotas, quizás la esterilización sea de hecho uno de los gestos de amor más grande que podamos tener con ellos. Al menos en este caso lo fue, esta niña salvó a Lucy de sufrir cosas peores en su futuro, pues tantas pérdidas no son buenas para la salud de nadie.

Una pequeña que inspira y da al mundo una gran lección, comparte esta historia y envíales tus bendiciones a Lucy y a su dueña.