Casi ahogado, con hipotermia e inmóvil, un aterrado perrito ya se había dado por vencido

Para un buen funcionario de rescate, para un buen bombero, cualquier forma de vida es importante. No solo se desviven y arriesgan su propia integridad con tal de salvar inocentes, razón por la cual atienden eventos que involucran a animales en situaciones de peligro. Algo por lo cual los responsables de mascotas deben estar agradecidos.

Nuestra historia sucedió en el estado de Massachusetts, Estados Unidos, donde un grupo de funcionarios del Departamento de Bomberos de Shrewsbury, hicieron el hallazgo de un perrito que había caído por accidente en un lago helado, tenía hipotermia, quedó inmóvil y el pobrecito se estaba ahogando sin remedio.

Por fortuna, los rescatistas se hicieron presentes en la escena para brindar ayuda al animalito en desgracia. Llegaron en aerodeslizadores, realizaron limpiamente su labor de atrapamiento y subieron sin mayores problemas al canino sano y salvo. Le dieron calor y lo calmaron. La verdad es que la criatura se encontraba visiblemente aterrorizada.

“Esta mañana (22 de enero) a las 9:23 Bomberos respondieron a una llamada de un perro que había caído a través del hielo en Flint Pond. Nuestros bomberos usando aerodeslizadores pudieron rescatar al perro y reunirlo con su cuidador”, informó el Departamento de Bomberos de Shrewsbury en sus cuentas.

Frank Ludovico es el nombre de la persona que se encargó de reportar la situación de aquel peludito. Fue él quien recibió aquella llamada desesperada de su cuidador y, de inmediato respondió en consecuencia.

Se trata de un capitán de bomberos adscrito a la institución en Shrewsbury, quien además contó que el peludo, bautizado como Rocky, necesitó ser puesto a salvo por medio de aerodeslizadores, ya que la cantidad de arena en el fondo del agua no les permitió sacar al animal en un primer intento.

También aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a la colectividad para que evite caminar sobre lagos congelados en época donde las temperaturas pueden ser cambiantes. Por otro lado, agradeció enormemente a todos quienes participaron en el rescate, sobre todo a James Vuona, otro de los jefes del departamento, quien finalmente pudo asir al perrito.

“Durante los meses de invierno, las temperaturas pueden fluctuar y hacer que el hielo se debilite, por lo que es importante que los residentes no intenten caminar sobre ninguno, independientemente de la profundidad del agua. Gracias a todos los involucrados en el rescate de hoy para reunir al perro con su familia de manera segura”, agregó.

Por su parte, Vuona también resaltó que, en este caso quedó demostrado cuán importante es el aerodeslizador durante los meses de invierno, sobre todo en una situación crítica como esta, debido a la delgadez del hielo. Agradeció, además, a sus colegas por capacitarse continuamente con el equipo y en las técnicas de rescate en agua y hielo.

Es indudable que el trabajo tan abnegado, tan oportuno y eficiente de los bomberos es digno del mayor encomio y admiración, ya que son, precisamente, estas personas nobles y preparadas quienes están siempre listas para aparecer justo a tiempo, en el momento y lugar indicados, sobre todo cuando escuchan que un peludo se encuentra en peligro.

Comparte esta historia con tus familiares. Pareciera que estos héroes de amarillo no tuvieran límites cuando de rescatar animales se trata. Siempre consiguen realizar su trabajo a la perfección.