El adorable cerdito que se cree el hermano mayor de una manada de perros enamora las redes

Un loro, si lo enseñas, puede maullar como un gato o imitar el sonido de varios pájaros o de cualquier animal. Dicen que la hiena dicen se ríe como una bruja.

Pero, ¿te imaginas que un animal se comporte como otro que no es de su misma especie? Eso precisamente es lo que hace Chowder, un cochinito que fue criado con cinco perros ¡y ahora parece uno de ellos! 

Chowder

Shelby Madere es una granjera de California, Estados Unidos, dueña de cinco perros: Rita, Slick, James, Nya y Bashe. Un día compró un cerdito para criarlo en su granja y lo llamó Chowder.

Al no encontrar otro cerdito con quién compartir sus juegos mientras crecía, el puerquito se juntó con sus hermanos los canes y comenzó a imitarlos en todos sus quehaceres.  

«Nunca pensé que Chowder, al pasar tanto tiempo con mis perros, se convirtiera en su mejor amigo. Ya es prácticamente uno de ellos. Lo único que le falta es ladrar«, dijo Shelby. 

La propietaria de Chowder le ha abierto cuentas en Instagram y Facebook y ya se han convertido en toda una celebridad, pues aumentan las visitas y seguidores diariamente. Su historia la comentan mucho en Estados Unidos, México y España. 

Chowder y su pandilla

«Cuando miro a mi equipo, veo el reflejo de quien soy en ellos. Su felicidad, su seguridad, su salud, toda su vida dependen de mí y nunca los defraudaré«, afirmó Shelby. 

Cuando observes los vídeos, te darás cuenta de que Chowder dejó hace tiempo de ser aquel cerdito que se unió al equipo de la granja. Más bien parece el hermano mayor de toda la manada.  

Aunque Chowder juega, se alimenta y duerme al lado de sus hermanos perrunos, cuando salen todos de paseo con Shelby Madere, siempre se queda de último y hay que esperarlo debido su sobrepeso.  

«No le gusta hacer ningún tipo de dieta y odia los gimnasios. Eso sí, a la hora de comer, mueve la cola como ninguno», comentó su dueña.

A este puerquito le pasó lo que en muchas ocasiones nos sucede cuando entramos a un grupo que no conocemos: sufrimos un proceso de adaptación.

Un ejemplo clásico lo evidenciamos en los niños, quienes para ser aceptados en un grupo de amigos imitan los modales y actitudes de sus integrantes. 

Si nos detenemos a pensar, el cerdito Chowder, con su comportamiento de querer ser un perro más entre quienes lo rodean, nos da una gran lección. Nos recuerda que los seres vivos somos seres sociables, que nos gusta estar rodeados los que apreciamos, respetamos y damos cariño.

Los cinco perros de Madere son animales diferentes, tanto de color de pelaje como en sus tamaños. La relación que han establecido con Chowder, quien es un animal de otra especie, ha sido de total respeto y aceptación.

Y esta relación es recíproca. Aprendamos de ellos ya que todos necesitamos sentirnos integrados y reconocidos en la sociedad de la que formamos parte. 

Comparte con tus amigos y familiares esta divertida historia y recuérdales que no es bueno vivir aislado y en soledad, sino que, siguiendo el ejemplo del cerdito Chowder, debemos imitar comportamientos favorables para integrarnos a nuestro grupo social con total armonía. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!