Científicos quedan atónitos con los fósiles de un pez gigante que vivió hace 66 millones de años

En días recientes, asistimos a un nuevo y curioso hallazgo que tiene de cabeza a los científicos de todo el planeta. Se trata de los restos fósiles de un enorme pez de más de cinco metros de longitud, hallados fortuitamente por un equipo de investigadores británicos de la Universidad de Portsmouth.

El descubrimiento fue realizado en el momento en que los especialistas se disponían a tratar de identificar un gran hueso perteneciente una colección privada londinense.

Los investigadores determinaron que se trata de una especie hasta ahora desconocida, del orden de los celacantos, peces pulmonados cuyo origen data de cerca de 400 millones de años, y que sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios.

Estos ejemplares se creyeron desaparecidos, hasta que el último vivo fue encontrado en el año de 1938, en las costas de Sudáfrica. Esta vez, el curioso fósil primordial será enviado de vuelta a Marruecos, para ser añadido a la colección del Departamento de Geología de la Universidad Hassan II, en la ciudad de Casablanca.

El descubrimiento de este animal, quien vivió hace 66 millones de años, se produjo gracias al profesor David Martill, paleontólogo de la Escuela de Medio Ambiente, Geografía y Geociencias de la Universidad de Portsmouth.

Martill descubrió que, en realidad, no se trataba de un único hueso, sino que el fósil en cuestión estaba compuesto por una serie de placas óseas, dispuestas en forma de barril muy delgadas.

“Esas placas estaban dispuestas en forma de barril, pero con las tablas en círculos en vez que de arriba a abajo. Y solo un animal tiene tal estructura, y ese es el celacanto: habíamos encontrado un pulmón huesudo de este pez de aspecto extraordinario y extraño”, dijo Martill.

Al parecer, a diferencia de otros celacantos antiguos hallados previamente, los ejemplares de esta especie sin nombre vivieron en mar abierto, y su tamaño oscilaba entre los 3 y 4 metros de largo.

Para identificar el fósil, Martill tuvo de su lado la colaboración de su colega de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, el destacado paleontólogo brasileño Paulo Brito, quien lleva más de 20 años estudiando esta especie.

Sin embargo, según el tamaño del pulmón fosilizado recién descubierto, hallado en lechos de fosfato, en la zona de Oued Zem, Marruecos, este celacanto medía 5.2 metros de largo, lo que sorprendió aún más al equipo de investigadores.

“Solo teníamos un pulmón, aunque enorme. Fue asombroso deducir que este pez, en particular, era bastante más largo que una tabla de surf y, probablemente, el mayor celacanto descubierto hasta ahora”, añadió el paleontólogo.

Esto resulta un gran descubrimiento, que arroja nuevas luces para ayudar a comprender el misterioso universo de los celacantos prehistóricos, pero, además, se trata de un hallazgo que plantea nuevas interrogantes acerca de los pormenores sobre su origen y posterior extinción.

Comparte esta historia con tus amigos. A pesar de los avances en las investigaciones, el destino que sufrió esta especie continúa siendo un completo enigma.