Gatita diminuta sacada de la basura sin un ojito, lucha por recuperarse en manos de sus héroes

Decenas de casos de abandono animal nos llegan a diario desde diferentes partes del mundo; sin embargo, no dejan de parecernos peculiares esas historias en las que las criaturas son dejadas de lado con todo y pertenencias.

Pareciera que sus dueños quisieran darse un poco de consuelo a ese sentimiento de culpa, que les pudiera despertar el saber que con su rechazo condenan una vida al peor de los destinos.

Nadie tiene derecho a lastimar a ninguna criatura.

De tal modo ha ocurrido con una gatita que sin un ojo, con su jaulita y algo de comida fue dejada de lado cerca de un contenedor de basura.

Su nombre es Eyela y no es ningún desecho, es una verdadera guerrera.

Esta minina fue hallada con cuando tenía días de nacida en un barrio de Londres (Inglaterra).

La criatura se encontraba en muy mal estado y dentro de una jaula en la que le habían dejado un poco de comida para que resistiera.

Pero era tan pequeña que no podía comer solita.

Por fortuna, esta guerrera lo hizo: se aferró a la vida hasta que la ayuda llegó. Se trató de los voluntarios de Blue Cross Victoria, una organización dedicada al rescate y protección de la vida animal.

Su apariencia dejaba en evidencia lo frágil de su salud. Lo más claro era la pérdida de su ojito derecho pero, además de eso, también tenía quemaduras en diferentes partes de su cuerpo.

Eyela se acurrucaba entre una mantita dentro de su jaula para protegerse del frío.

Tras su rescate y ser sometida a unos análisis, los veterinarios descubrieron que la indefensa criatura tenía algunos problemas cardíacos. Eyela nació con un soplo y un agujero en su corazón.

Su debilidad empeoraba el panorama pero con mucho amor logró salir adelante.

El cuidado extremo que los rescatistas le dieron a Eyela durante las primeras semanas en refugio fue clave para que la gatita lograra levantarse. Por fortuna ahora luce mucho más estable y le buscan un hogar. 

“Afortunadamente, está a salvo bajo nuestro cuidado, es muy dulce y solo quiere que la amen y la abracen. Esperan encontrar a alguien que le de el tiempo y la atención que necesita”, dijo Amanda Rumball, integrante de Bienestar Social de Blue Cross Londres.

Aunque Eyela ha ido evolucionando, es importante que cualquier interesado en su adopción sepa que esta gatita necesita cuidados especiales.

“Su corazón deberá ser revisado regularmente a medida que se convierta en una gata adulta, por lo que estamos buscando un nuevo dueño que tenga tiempo y pueda pagar viajes regulares al veterinario para controlar su condición”, comentó Amanda.

Si bien es cierto que la minina requiera atención especializada, sus problemas cardíacos no fueron la razón de su abandono. Eyela estaba claramente maltratada cuando la hallaron, aunque las circunstancias en que la dejaron no dejan de ser desconcertantes.

“Obviamente, alguien se preocupó lo suficiente como para dejarla con comida, leche y una manta, pero no podemos entender por qué alguien querría dejarla con la basura y no en un lugar seguro”, sentenció Rumball.

Ninguna criatura debe pasar por el dolor del rechazo. Eyela vivió días terribles en esa jaula pero ahora lucha por ser feliz. Le enviamos todas nuestras bendiciones a sus rescatistas, el mundo sería mejor con más gente como ellos.