Con todos los huesos a la vista y cerca de su último aliento logra sacar fuerza para pedir ayuda

Imagina estar tan hambriento que ni siquiera puedes recordar cómo era ingerir algún tipo de alimento. Su estómago estaba mucho más que vacío y su cuerpo era un frágil testimonio de sus miserias. Para este perrito a la deriva en un pantano, encontrar comida era casi imposible.

Cuanto más delgado se volvía, más débil se sentía. Con la desnutrición avanzada, sus órganos comenzaron a fallar. No tenía fuerza para casi nada y cada hueso de su cuerpo se podía ver a través de su piel.

El pobre animalito caminaba entre el lodo por la fragilidad de sus delgadas extremidades

Escogió caminar sobre el lodo, porque estar en cualquier superficie dura lo lastimaba debido a la debilidad de sus patas. Finalmente, unas personas de buen corazón vieron al perro y se dispusieron a ayudar.

En lugar de huir de sus salvadores, el noble perrito se acercó a ellos, prácticamente rogando por ser rescatado. Delgado y ansioso, era evidente que no estaba acostumbrado a la amabilidad, por eso se encogió cuando las personas trataron de tocarlo.

Además de estar muerto de hambre, tenía sarna y estaba perdiendo el pelo. Tenía llagas en el cuerpo y su piel se estaba volviendo escamosa, con lesiones que parecían realmente dolorosas.

No solo tenía miedo de ser tocado, estaba demasiado adolorido para soportar algún contacto. Sus nuevos amigos sabían que no tenía mucho tiempo para vivir si no recibía ayuda de inmediato. Lo recogieron con cuidado y lo llevaron a la clínica más cercana.

En el colmo de la desnutrición y el desamparo, en este video podrás ver el rescate de este pobre animalito

Estaba asustado, pero sus rescatistas creían que también estaba aliviado. Los perros son inteligentes y él no es la excepción. Se dio cuenta de que finalmente estaba fuera de peligro.

Finalmente, el perro demacrado comió algo sólido. Sabiendo que su cuerpo podría no responder bien a tanta comida, lo alimentaron lentamente varias veces al día. Recibir demasiada comida, demasiado rápido, lo enfermaría sin lugar a dudas.

Estaba aterrado, pero también parecía saber que un cambio había llegado a su vida

Su nuevo padre le ha dado duchas diarias con champú medicado para tratar la sarna. También le afeitó todo el pelo para poder tratar adecuadamente las lesiones infectadas en su piel. Él ya está mucho mejor.

El perro tiene mucho camino por recorrer, pero ahora tiene una casa y nunca volverá a tener hambre. Incluso le gusta que lo toquen. ¡También gana peso constantemente! Gracias al buen corazón de los voluntarios que lograron sacarlo de aquel pantano, va en vías de una vida feliz.

Con amor, dedicación y cuidados, este perrito va en vías de una nueva vida

Esta conmovedora historia merece ser difundida para sembrar conciencia en otras personas, ¿nos ayudas a dar a conocer la importancia del amor y el respeto hacia los animales?

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!