Una perrita adopta a unos pequeños conejitos convirtiéndose en la madre que tanto necesitan

Está comprobado que la amistad entre los animales surge en cualquier especie, ellos no conocen de diferencias.

Si crees que es imposible que surja la amistad entre un perro y cualquier otra criatura dulce y tierna, piénsalo mejor, porque en muchas oportunidades las mascotas nos han dado a los humanos una lección de tolerancia y aceptación.

¡En innegable que la adorable Bailey está muy feliz de hacerse cargo de todos estos bebés!

En esta oportunidad le toca el turno a Bailey, una Golden Retriever que de verdad está dispuesta a robarnos el corazón solo en cinco minutos y todo por su ternura y por su instinto maternal, que supera cualquier cosa, incluso las diferencias de razas.

Bailey, como buena representante de los perros de su raza, que se caracterizan por ser tan amorosos, protectores y nobles, está dispuesta a demostrarle a sus amos que su corazón es enorme y que en él hay lugar para todos, especialmente para una pandilla de hermosos conejitos de solo 22 días de nacidos.

Este es el vídeo en el cual Bailey demuestra lo amorosa que puede llegar a ser, especialmente con estos tiernos pequeñitos

Los conejitos bebés, atraídos por Bailey se acercan a ella y la perrita de verdad está verdaderamente feliz de tener a estos nuevos pequeños que serán sus cachorros.

Los olfatea, los lame y está dispuesta a brindarles todo el calor que estos tiernos chiquillos necesitan.

La perrita no les quita los ojos de encima ni por un segundo, ¡ella de verdad se toma muy en serio su trabajo como «mamá»!

Es como si en solo segundos los conejitos decidieran que Bailey es su nueva mamá, una con la que además se sienten muy seguros y queridos.

No es para menos, pues la perrita no les quita los ojos de encima y cada vez que puede, aproxima su gran cabeza a ellos, solo para olfatearlos y darles todo su amor.

Los conejitos deciden que es una buena idea dormir la siesta entre sus poderosas patas delanteras, o incluso buscar un poco de calor colándose por debajo de su cuerpo.

La verdad es que Bailey es más que perfecta como mamá sustituta de los pequeños conejitos.

Los conejitos no solo están felices de estar cerca de ella, también les proporciona calor y afecto

Es evidente que esta nueva familia de animalitos tiene una linda historia que contar.

Bailey cuidará de ellos con el instinto maternal y la abnegación que caracteriza a los animales de su raza y los bebés, llenos de confianza y ternura, encontrarán en ella a una gran amiga.

Ahora Bailey tiene que cuidar de cinco pequeñines… ¡Y ella asume la tarea con muchísima ternura!

Amistades como estas deberían colmar nuestras redes sociales, por eso te invitamos a compartir esta historia con todos tus contactos… ¡Es casi seguro que les encantará!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!