Confiscan un buque chino con 300 toneladas de especies marinas protegidas en las Islas Galápagos

Este hallazgo es un delito que no solo va en contra de la ley impuesta por el hombre que trata de salvaguardar las especies y el equilibrio ecológico, sino en contra de la ley que dicta la propia naturaleza.

Hay personas que actúan al servicio de un trabajo, sin importar las consecuencias que conllevan sus acciones fraudulentas, todo por la desmedida ambición de generar un ingreso económico y abastecer un mercado que pareciera tener una sed insaciable de consumismo caprichoso más que de hambre.

Estas personas pasan a ser partícipes de una desenfrenada competencia comercial encaminada a la extinción de la “materia prima” por el llamado “producto de consumo”, equiparable con desaparecer al tiburón para obtener su aleta.

¿A qué nos lleva esta situación si no se le pone reparo, considerando que la ley principal es el respeto que debe mostrar el ser humano, consciente de prevenir el daño ecológico, pero que se convierte en un gran problema cuando no están dispuestos a cumplirla?

Los oficiales de conservación de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), dependiente del Ministerio del Ambiente junto a la Armada del Ecuador, participaron en el operativo para interceptar esta embarcación que fue rastreada a través del Sistema de Monitoreo, la cual se encontraba navegando ilegalmente en la Reserva Marina.

Entraron en acción por medio de una lancha guardacostas y el helicóptero naval, realizando la captura a unas 40 millas al noreste de la isla de San Cristóbal, se trata de un barco pesquero con bandera china, identificado como “FU YUAN YU LENG 999”, con 20 tripulantes a bordo.

El contenido encontrado en el interior de las bodegas del buque interceptado en este santuario natural, ha dejado perplejos a las autoridades. Una cantidad inimaginable de diversas especies marinas protegidas, ¡Aproximadamente 300 toneladas!

Es la mayor incautación de tiburones en la historia de esta reserva. Se contaban por miles, habían muchas especies vulnerables como tiburones sedosos y tiburones martillo (actualmente en peligro de extinción, de acuerdo a la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza -UICN), así como atunes.

El buque con la carga y la tripulación aprehendida fue dirigido a Puerto Baquerizo Moreno, capital de la provincia de Galápagos, en Ecuador, para ser entregados a las órdenes de las autoridades judiciales, a fin de que se proceda conforme a la ley.

En un comunicado el Ministerio del Ambiente, informó que será presentada la denuncia en defensa de los derechos de la naturaleza.

Walter Bustos, director del Parque Nacional Galápagos, mencionó que esta es “la embarcación más grande que ha sido capturada en la Reserva Marina”.

“Vamos a actuar con firmeza ante estos hechos”, enfatizó.

Se desconoce si la procedencia de la pesca transportada fue capturada dentro o fuera de la reserva marina; sin embargo, por el hecho de que habían tiburones jóvenes, incluso crías, indica que podrían haber sido atrapados en la reserva, aclaró a la agencia de noticias el ministro del ambiente.

Este evento enciende las luces de alerta ante el problema de la pesca ilegal que ocurre incluso en las aguas más protegidas del mundo, donde se tiene prohibida la pesca. Esta zona del Parque Nacional Galápagos tiene la mayor abundancia de especies de tiburones. Desafortunadamente, hay demasiados barcos merodeando día a día alrededor de estas aguas.

Por su parte, el Ministro de Ambiente, manifestó que se mantendrá “atento a las acciones legales que se adopten por posible transporte y tráfico de vida silvestre protegida en este barco capturado. Tenemos una política de cero tolerancia a los delitos contra la naturaleza”.

Los presuntos delitos, como este, están tipificados en el Art. 247 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y pueden ser reprimidos con hasta tres años de pena privativa de libertad.

La tripulación fue sentenciada con penas de 1 a 4 años por posesión y transporte de especies protegidas dentro de la Reserva Marina de Galápagos, además de una multa de US $ 5,9 millones en compensación por los daños ocasionados al ecosistema marino. El buque fue confiscado, el beneficio obtenido será destinado al Parque Nacional Galápagos.

En respuesta a la sentencia, Wang Yi, portavoz del ministro de Relaciones Exteriores de China, dijo que “el gobierno chino se opone a la pesca y comercio ilegal de especies silvestres amenazadas y los productos derivados de ellas. No vamos a perdonar ninguna forma de pesca ilegal”.

Las Islas Galápagos están situadas a unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador, es un santuario natural declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978, hábitat de las tortugas gigantes a las que debe su nombre.

Taiwannews / Armada.mil.ec

Posee una fauna y flora única en el mundo. En este estupendo laboratorio natural el científico inglés Charles Darwin pudo desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

“La única forma de detener la pesca ilegal de especies protegidas es que las personas detenidas sean sancionadas con castigos más severos, especialmente los dueños de las embarcaciones”, dijo Peter Knights, de WildAid.

Podemos mostrar nuestro apoyo a quienes día a día luchan por ponerle freno a la pesca ilegal y preservar una naturaleza que le pertenece a todos. ¡Compártelo con tus amigos!

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!