¿Cuánto más tienen que sufrir?–Superaron el fuego pero ahora ruegan no morir en las inundaciones

La llegada de la bomba de lluvia en Australia ha desencadenado nuevos inconvenientes para la seguridad de algunas criaturas. A pesar de que las autoridades habían pronosticado torrenciales aguaceros, la tormenta desatada este viernes ha puesto en peligro a un grupo de animales.

Tras semanas huyendo de los incendios forestales, ahora especies como los koalas se enfrentan a la acechanza de las inundaciones.

Un rápido aumento en las precipitaciones ha causado la mayor inundación en 15 años y cualquiera lo interpretaría como una nueva esperanza.

Sin embargo, los animales del Parque de Reptiles de Australia, cerca de Sydney, debieron ser rápidamente desalojados el día de ayer ante el inminente peligro.

El director del parque australiano de reptiles Tim Faulkner actuó rápidamente para mover a estos koalas mojados a un área más segura como medida de precaución.

Las criaturas que habían sido rescatadas la semana pasada de una calzada en llamas fueron desalojadas de su hogar temporal ante el inminente riesgo.

Una situación bastante lamentable y compleja pues parece que la crisis natural que atraviesa el país parece no dar tregua.

Este zoológico de conservación en la costa central de Nueva Gales del Sur se vio obligado a cerrar sus puertas este viernes para que todo su personal se dedicara al traslado  de los indefensos animales, ante el aumento repentino de la lluvia en la zona.

En contraste, algunas criaturas como los cocodrilos lucían emocionados por el agua tras meses de un difícil clima para ellos.

El zoológico posee una enorme laguna de caimanes en la que albergan 35 reptiles potencialmente peligrosos, provenientes de América del Norte.

Debido a las aguas, algunos lagartos lograron pasar la primera valla de contención. Esto no los deja expuesto a la naturaleza pero si fue un gran trabajo para los cuidadores llevarlos nuevamente al centro de la laguna.

El director Tim Faulkner se mostró consternado por la situación, aunque reconoció ser consciente de que aún quedan muchos incendios ardiendo.

«El contraste entre la actual crisis de incendios forestales y esta repentina inundación es sorprendente. Pero somos conscientes de que una gran parte de Australia sigue ardiendo y millones de animales siguen amenazados «, dijo Faulkner.

Afortunadamente, los trabajadores del zoológico hicieron una gran labor y lograron controlar la situación. Además Faulkner reveló que esperan abrir de nuevo el parque este sábado.

«Estaremos abiertos y listos para recibir a los visitantes por el resto de las vacaciones escolares de verano», dijo el director.

Por su parte, los meteorólogos han pronosticado lluvias ligeras en la zona durante el fin de semana que no parecen representar mayor riesgo para el lugar.

Todo está tan seco que (el agua) probablemente se escurra en lugar de empaparse”, comentó  Neale Fraser, pronosticador del Buró de Meteorología.

Las consecuencias por inundación vivida el día de ayer han sido controladas pero no nos quedan dudas de que los terribles episodios que atraviesa este país son el reflejo de un Planeta que pide a gritos nuestra ayuda. La crisis climática ha sido sido señalada como la principal causante de tanta tragedia.

Si te ha interesado esta nota por favor compártela y ayúdanos a mantener al mundo actualizado con las noticias más resientes sobre la situación en Australia ¡Esta problemática no puede pasar desapercibida!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!