La reacción de un granjero australiano al ver la lluvia torrencial como un sueño se hace viral

Los incendios forestales que han causado tantos estragos y dolor en Australia han tenido un receso durante esta semana, tras la llegada de la anunciada bomba de lluvia. Las gotas milagrosas han caído en diferentes partes del país y han traído alivio a todos los afectados y voluntarios que trabajan arduamente por contener las llamas.

Frente a este panorama las expresiones de alegría por la llegada de los torrenciales aguaceros no se han hecho esperar y un vídeo en especial está conmoviendo a todos en las redes.

Se trata la grabación hecha por un granjero de Nueva Gales del Sur que no pudo contener su felicidad después de que el cielo se abriera de forma esperanzadora y el agua comenzara a caer sobre sus campos desechos por la sequía.

Su nombre es Bryce Chapman, quien invadido de euforia sale de un refugio para recibir el mismo la lluvia. Dando grito y vitoreando de emoción este agricultor se ha convertido en el rostro representativo de cada australiano en este momento.

Aunque su granja no se vio afectada por los incendios, tenían 18 meses luchando contra la terrible sequía que azotan al país.

Bryce subió el vídeo a su cuenta en Facebook y su hija Joyce se encargó de compartirlo en Reddit, a partir de allí fue inevitable que se viralizara.

“Envíala abajo. Vamos a mojarnos”, dijo alegremente el granjero.

El rostro de este hombre es conmovedor y a cualquiera se le eriza la piel de sólo ver y escuchar sus expresiones.

En un momento de la grabación gira la cámara para mostrar a un rebaño de vacas y comparte con ella toda su alegría y les grita «¡Aquí hay un poco de lluvia para darles algo de alimento!”.

«Tenemos una granja familiar a 200 km al norte de Sydney que está experimentando la peor sequía en la memoria viva […] Supongo que la presión de tener ganado hambriento que necesita ser alimentado a mano acaba de liberarse con la lluvia y no pude evitar correr», dijo Chapman.

La grabación de Chapman es del jueves 16 de enero cuando cayó el primer aguacero fuerte tras meses de sequía. 

Este viernes se registró el la segunda lluvia torrencial, cual ha ayudado a contener al menos parte de los incendios forestales que han acabado con más de mil millones de animales.

Sin embargo, el Servicio de Incendios Rurales aclaró que las lluvias no resolverían de forma completa tanta tragedia pero sí ayudarían a controlarlo.

Hasta ahora, al menos 69 incendios seguían ardiendo sólo en Nueva Gales del Sur y 19 de ellos no habían sido contenidos.

Los expertos pronostican más lluvia para este fin de semana y esperan que el aguacero más grande caiga en las regiones cercanas a Sydney, la costa norte central de Nueva Gales del Sur y en Brisbane.

Esta lluvia es una esperanza necesaria después de meses de tanto desconsuelo y tragedia para esta nación. Sin embargo no todo el panorama podría ser tan amigable como el rostro de Bryce Chapman.

Los bomberos han advertido sobre posibles inundaciones repentinas, deslizamientos de tierra y contaminación del agua con cenizas y escombros de los incendios.

La llegada de la lluvia ha causado mucha alegría y ha recargado los corazones de esperanza pro Australia aún nos necesita.

Por favor comparte esta nota e invita a tus amigos a orar por este país, parece que sólo del cielo puede llegar el verdadero auxilio.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!