“Cueste lo que me cueste, vas a ser feliz” – Le promete que le dará las patitas que tanto desea

Un perrito rescatado en España cuando tenía tan sólo una semana de edad, se ha convertido en una verdadera fuente de inspiración para todos.

Es muy poco lo que sabemos sobre el duro pasado de Anchoa, pero hay algo de lo que no cabe duda: es un peludito muy valiente que ha logrado ir sobrepasando el sinfín de obstáculos que se le presentan en la vida.

Anchoa comenzó su vida en las calles. Unos humanos de buen corazón lo tomaron bajo su cuidado cuando era muy pequeño, pero con los días comenzaron a notar que necesitaría mucho más ayuda de la esperada.

Antes de cumplir dos meses de edad, su condición llegó a un punto tan grave que los veterinarios se vieron en la obligación de amputar sus 4 patitas y el extremo de su cola.

“No podemos entrar en muchos detalles de lo ocurrido. Todo está bajo denuncia y abogados”, aclaró Martha Jalón, la dueña de Anchoa.

Las probabilidades para un perrito con la triste suerte de Anchoa no suelen ser nada alentadoras. La mayoría de refugios o veterinarios tomarían la decisión de simplemente sacrificarlo por el enorme costo que significaría su tratamiento.

Por suerte, el hermoso Anchoa ha conseguido una familia amorosa que está decidida a luchar por él. Han pasado dos años y este peludito no hace más que dejarlos a todos boquiabiertos con su fuerza y determinación.

“Vas a correr, vas a jugar, no necesitarás a nadie que te guíe. Cueste lo que me cueste, vas a ser feliz”, prometió Martha a Anchoa.

Anchoa se lleva de maravilla con sus hermanos perrunos, pero se sentía muy triste al ver que no podía pasear o jugar como ellos. Durante un tiempo, Martha lo llevaba alzado a todos lados pero comenzó a consultar con varios especialistas para conseguir una opción que hiciera la vida del perrito mucho más cómoda.

Las prótesis son una solución muy costosa y Anchoa necesitará varias a lo largo de su vida. Además de eso, debe recibir constantes sesiones de terapia y tratamientos especiales que lo ayuden a crecer sano y fuerte.

“Las prótesis no son de por vida. Se le desgastan y le van quedando pequeñas. Hay que cambiarlas como los zapatos”, explicó Martha.

Tener a un perrito tan especial como Anchoa requiere de muchísimos gastos. Este valiente luchador necesita al menos un juego de 4 prótesis por año, rehabilitación, alimentos, medicinas para el dolor y muchas cosas más que pueden sumar hasta 5.000 euros al año.

“Ahora mismo no puedo afrontar ningún gasto. No sólo tengo a Anchoa… Tengo 5 animales en casa, cada uno con su problema. No me gusta pedir pero esto es un llamado de auxilio”, dijo Martha.

Afortunadamente, muchas personas se han sentido inspiradas con la alegría de este dulce perrito y han decidido brindarle su ayuda a través de su página en GoFundMe.

En medio de tantas dificultades, este hermoso perrito con botas ha brindado infinito amor a su dueña y a todos los que lo han ayudado.

No hay dudas de que se merece todo el apoyo del mundo para seguir adelante y demostrar que nunca debemos darnos por vencidos con un perrito en apuros.

Suma tu voz y comparte esta nota para ayudar a Anchoa en su ardua lucha. Merece seguir mejorando y disfrutando al máximo una vida perruna feliz.