Decide liberar a sus aves enjauladas después de sentir en carne viva lo que supone el encierro

El coronavirus, de alguna u otra forma, ha cambiado la forma en que actuamos y vemos el mundo. Afortunadamente, muchos han encontrado en la pandemia el mejor momento para reflexionar y ser una mejor persona.

La cuarentena no ha sido fácil


Tal como mostró en un impactante video un reportero español identificado como Ibon Pérez, quien compartió el emotivo momento en que un hombre decidió liberar a sus dos aves para que puedan surcar los cielos, ahora que él ha comprendido lo terrible que es vivir encerrado tras la cuarentena.

España ha sido uno de los países más afectados por el coronavirus, alcanzando hasta el momento un total de 182 mil personas contagiadas y la alarmante cifra de 19 mil fallecidos. Su sistema de salud colapsó y la terrible situación ha hecho colapsar también a sus dolidos habitantes que no pueden creer lo que está sucediendo, y valoran hoy más que nunca hechos que hace solo unos meses les parecían insignificantes.

Les regalaría la libertad

Para el protagonista del video dado a conocer por Ibon, siempre fue algo natural tener aves encerradas en estrechas jaulas, acción que justificaba argumentando que nunca les faltaba su alimento y agua para beber. Pero la cuarentena llevó al límite al hombre.

Los días de encierro obligatorio, sabiendo el terrible infierno que se vive en los hospitales, hicieron que el hombre diera el más preciado regalo a los animalitos que lo acompañaron durante años y a quienes considera sus inseparables amigos: la libertad.

“En los días que llevo aquí encerrado, comprendo lo que es estar privado de libertad. He pensado que estos animales merecen ser libres y hoy les cumpliré su sueño”, dijo el hombre.

En el último piso de un gran edificio, el hombre colocó sobre su balcón las jaulas de sus queridas aves que no dejaban de moverse de un lado a otro. Abrió la puerta del objeto de metal y tomó a la primera ave con mucha delicadeza para no herirla y que pudiera alzar el vuelo por primera vez en mucho tiempo.

Lentamente, el hombre avanzó hacia la segunda jaula, su fiel amigo emplumado se rehusaba a dejarse atrapar, quizás porque no quería marcharse de su lado, pero él sabía que era lo mejor que podía hacer por ellos en estos momentos tan decisivos que vive el mundo, ¡no había marcha atrás!

“Lo único que les pido es que me perdonen por los días que los he tenido encerrados. Adiós amigos, vuelen libres”, se despidió de sus aves el hombre.

Por fin volvieron a volar

Al final, el hombre observó con una mezcla de sentimientos encontrados las jaulas que fueron por mucho tiempo el “hogar” de sus animalitos; le entristecía saber que no volvería a verlos; pero le hacía feliz ser consciente de que por fin disfrutarían de la libertad que nunca antes valoró.

No cabe duda de que estamos pasando por momentos sin precedentes que pueden hacernos conocer lo mejor de nosotros mismos y progresar como humanidad, dando la libertad a todos los seres vivos que han padecido a manos nuestras y aprendiendo a convivir en armonía con la naturaleza.

Quedaron vacías

Acontecimientos como estos nos hacen tener fe en la humanidad, y esperanza en que un mundo mejor nos aguarda. No te vayas sin compartir.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!