Descubren que el perro enterrado vivo tenía el más triste pasado pero alguien cambia su destino

Hace pocos días, el mundo entero conmocionó con el caso de perrito Homero, que fue encontrado por 2 jóvenes al borde de una carretera, tras ser enterrado vivo por sus dueños.

Las escenas estremecieron a todos los vecinos de San Antonio, en la comunidad de El Dorado, de Misiones (Argentina)

Se hizo la denuncia después de que el perrito hubiera regresado a toda velocidad a su hogar en busca de amor que nunca recibió, y el rescatista viera cómo ante sus ojos los desalmados dueños lo negaran todo y fingieran ni siquiera conocer al animalito.

Tras ser acogido y atendido por personal del centro Zoonosis, descubrieron que enterrarlo vivo, y fingir no saber quién era, no fue la única crueldad que le hicieron. Al examinarlo, vieron que era un perrito anciano, y que llevaba años de sufrimiento.

Tenía la dentadura desgastada, marcas contundentes de mal trato y había perdido la audición

Homero pronto empezó a recibir todo el amor, los cuidados y las curaciones que necesitaba. Afortunadamente, con el paso de los días, se recuperó de maravilla al tener por primera vez a alguien que se preocupara de su salud y bienestar.

Los cuidadores en Zoonosis y el propio Homero sólo anhelaban que tuviera un hogar donde ser feliz. Hasta que este lunes, sus súplicas fueron escuchadas cuando una familia de la Capital del Trabajo decidió cambiar su destino para siempre.

Homero ya tiene un hogar verdadero, el que siempre mereció

“Por suerte llegamos a este final. Se ha realizado un buen trabajo que hoy llega a buen puerto, porque es el día de su adopción”, dijo el Dr. Jorge Libutzki, responsable de Zoonosis.

Agradeció la difusión del caso para poder sensibilizar a la sociedad respecto a la tenencia responsable de las mascotas.

“No se entiende cómo nuestra sociedad le da tan poco valor a una vida.Tenemos que entender el valor y el respeto que merece un animal”

Homero fue rebautizado con el nombre de Cielo por su nueva familia

Cielo ahora conocerá por fin lo que supone llamar mamá y papá a seres con sentimientos que se preocupen de verdad porque sea un perrito feliz. Esperemos que pronto pueda superar los traumas psicológicos de no haber experimentado más que el maltrato, el sufrimiento y el rechazo. 

Los perritos son los seres más inocentes y agradecidos que existen. De hecho, Cielo demostró con su gesto de volver hacia quienes quisieron arrebatarle la vida, que en ellos solo puede haber amor y agradecimiento. ¿Por qué los seres humanos nos empeñamos en destrozarles el corazón de manera gratuita?

¡Comparte esta noticia para celebrar el final feliz de Homero (Cielo) y para visibilizar cuánto daño les podemos hacer a estas criaturas, mucho más del que nos imaginamos!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!