Desolado perrito abandonado arrastrando 3 kilos de marañas, suplicaba algo de cariño y atención

A quienes les preocupa la situación de los animales desolados en la calle, a quienes entregan su vida con tal de protegerles con el escudo del espíritu conservacionista sin esperar algo a cambio, a todas las organizaciones en favor de los derechos de las mascotas, dedicamos nuestra siguiente historia.

Un perro o un gato, necesita atención, cariño, cuidados, más aún si su vida callejera le ha dejado secuelas. Tal es el caso de un perrito quien fue hallado con su pelaje enmarañado, solo, triste y con graves problemas de salud.

Un perrito sin nombre siquiera, pero que, gracias a la empatía de quien lo encontró a un costado de la calle y lo llevó a la organización proanimalista KC Pet Project, hoy mejora y hasta perdió el anonimato.

Los voluntarios lo bautizaron con el nombre de Simon.

Al momento de ser rescatado, Simon pesaba casi 9 kilos debido a la gran masa de pelo y suciedad almacenadas en su cuerpo. El perrito estaba sumamente asustado, de modo que, apenas llegó al refugio, el equipo de especialistas procedió a sedarlo para poder afeitarlo.

Finalmente, pudieron despojarlo de nada menos de casi 3 kilos de pelaje enmarañado y barro. Su transformación fue tan impresionante, que quedó grabada para la posteridad en una publicación hecha por el albergue.

Las imágenes ya han recorrido buena parte del planeta, vistas por más de 26 millones de almas, al menos hasta el miércoles pasado por la tarde. Sin embargo, desde el refugio han informado que, a pesar de su mejoría, Simon aún necesita de algunos cuidados especiales.

“Simon necesitará un trabajo dental y su piel está un poco seca, pero en general, nos sentimos satisfechos y muy contentos con su salud”, señalaron portavoces de KC Pet Project.

Por otra parte, también informaron que Simon ya estaba castrado, lo que quiere decir que antes tuvo un hogar, que fue la mascota de alguien en algún momento. No obstante, resulta cuesta arriba dar con esa persona, ya que Simon no posee microchip o identificación alguna.

Sin embargo, esta gente de gran corazón, capaz de darlo todo por el bienestar animal, no cesará en su empeño hasta descubrir a quien pertenece Simon. Todavía están buscando a su cuidador original, pero, se trata de un perrito tan tierno que, también han recibido decenas de solicitudes para adoptarlo.

Según la directora de comunicaciones de la fundación KC Pet Project, Tori Fugate, la ayuda que pudieron brindarle a Simon fue posible gracias a las donaciones recibidas por el Fondo Médico Roadrunner, adscrito a la organización.

“A todos nos encanta ver estos momentos antes y después, que muestran a una mascota en su peor momento y luego cómo, gracias a la medicina, el amor y la atención, se puede transformar una vida”, dijo Fugate.

Normalmente, cuando uno se encariña con perro o un gato dejado a su suerte, se entusiasma con querer ayudarlo. Casi de inmediato acabamos por darnos cuenta de lo que representan, pero, además, de que solo con buenas intenciones no se podrá solucionar el problema.

Necesitamos de las organizaciones y refugios animales para ayudarlos

Comparte esta historia con tus amigos. ¡Bravo por estos hombres y mujeres, dedicados paladines de quienes más sufren! Honor a quien honor merece.