Diminuta gatita de un día de nacida hallada en un patio trasero está decidida a prosperar

Aela, la gatita, fue encontrada abandonada por una mujer en un patio trasero cuando tenía un día de nacida. Aunque sus ojos aún estaban cerrados, mostró una increíble voluntad de vivir.

Enlaces patrocinados

Ashley Kelley, una voluntaria adoptiva de Wrenn Rescues (en el sur de California), fue contactada sobre la pequeña huérfana. Sin pensarlo dos veces, se ofreció a llevarla, ya que los gatitos recién nacidos son algunos de los rescates más vulnerables.

Ashley jamás se imaginó que esta chiquilla tendría tantos desafíos por afrontar

Cuando Ashley sacó a la pequeña gatita de la jaula, se sorprendió por lo que descubrió. Aela nació con un defecto facial y una nariz con forma de mariposa.

Aela comenzó a ganar peso y, en solo unos días, se unió oficialmente al club de los 100 gramos. «La cepillé con su pequeño cepillo de dientes (después de las comidas). A ella le encantó».

Después de cada comida, la dulce gatita se arrastraba hasta la mano de Ashley, se acurrucaba en una bola y se quedaba dormida. Estaba tan contenta con un ser humano amoroso que le hiciera compañía y con todas las pequeñas cosas (mantas suaves, juguetes para acurrucarse) en la vida.

Enlaces patrocinados

A los 12 días de edad, Aela abrió los ojos para ver el mundo por primera vez. Tenía curiosidad y quería ser amada en cada oportunidad. Agitaba sus patitas en el aire o amasaba furiosamente sus suaves mantas, ronroneando como una tormenta.

¡Mira le hermosa evolución de la gran luchadora Aela!

Cuando sus piernas fueron lo suficientemente fuertes, la valiente gatita vagó por un gran túnel de juguete sola. «Estaba bastante sorprendida de encontrarme en el otro extremo, después de haber dejado mi regazo para entrar por el otro lado».

La pasaron a una habitación para niñas grandes equipada con un espacioso corralito, su propia caja de arena y más mantas para amasar.

Enlaces patrocinados

Pronto descubrieron la malformación en su rostro

Aela alcanzó oficialmente la marca de casi quinientos gramos a las cinco semanas de edad. Comenzó a aprender a comer y masticar como un gatito grande y pasó más tiempo explorando y jugando. Su pasatiempo favorito de todos era sentarse en el regazo y que le frotaran la barriga.

Cuando sus dientes comenzaron a crecer, notaron que tenía una sobremordida severa. Después de ser evaluados por un especialista, determinaron que el gatito necesitaría una cirugía correctiva cuando fuera mayor.

Enlaces patrocinados

«El cráneo de Aela no se formó por completo en el útero. Le han diagnosticado (un caso leve de) hidrocefalia. Tiene una boca deformada (en múltiples formas), que empujó sus cavidades nasales hacia arriba y hacia arriba», escribió Ashley.

«Es la gatita más afortunada que he conocido, y de alguna manera se las ha arreglado para obtener el mejor escenario posible en cada diagnóstico que tiene. Estoy realmente impresionada y asombrada».

A Aela le gusta estar ocupada, jugar con cosas que encuentra por toda la casa y abrazar a otros amigos felinos. «Ella siempre sabe que cuando preparamos nuestro almuerzo, también es su hora de almuerzo. Y nunca nos deja olvidarnos de alimentarla».

Cuando los dientes de Aela habían crecido por completo, estaba lista para el gran día de su operación. Ashley la llevó a la clínica para la cirugía que mejoraría su calidad de vida.

Enlaces patrocinados

Aela debía someterse a una cirugía debido a la malformación de su hocico

«Ella fue súper dulce mientras esperábamos que (el equipo veterinario) viniera a recogerla, envolvió su cuerpo alrededor de mi mano en el transportador y preparó galletas. Creo que estaba tratando de decirme que no me preocupara por ella», dijo Ashley.

La valiente gatita se sometió a una extensa cirugía con ocho extracciones y reparaciones para su paladar. La pequeña y asombrosa luchadora superó todos los obstáculos y se recuperó.

Enlaces patrocinados

Desde la cirugía, Aela no ha tenido dolor y está mucho mejor. «Ella ya está comiendo mucho más rápido y más fácil. No más estornudos».

Mientras Aela aún se estaba recuperando, insistió en pasar tiempo con otros gatitos adoptivos, bañándolos de amor. Aela se ha convertido en una gata adolescente sana, juguetona y cariñosa. Su hidrocefalia también ha mejorado y está casi lista para su próximo capítulo en la vida.

Ahora es una gatita con todas las oportunidades para alcanzar la felicidad

Aela es un verdadero ejemplo de lucha, entusiasmo y perseverancia. ¡Comparte su historia con cuantos puedas!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!