Diminuta gatita hallada en el campo corre detrás de una pareja e insiste en que la lleven a casa

Karianna y su compañera conducían por un campo abierto cuando vieron a una pequeña gatita corriendo sola.

La pequeña callejera, con apenas 6 semanas de nacida, corrió hacia la pareja tan rápido como sus cuatro patitas pudieron:

 

Una vez que los alcanzó, los siguió de cerca por sus pies y no se apartó de su lado.

La gatita estaba sucia y solo tenía piel y huesos. La pareja no pudo encontrar una madre gata y otros gatitos en el área, y sabían que tenían que ayudar.

La recogieron y la llevaron a su coche. La chica atigrada se acurrucó en los brazos de Karianna como si supiera que estaba a salvo.

Fielda confió en Karianna desde el primer instante

La limpiaron y la llamaron cariñosamente Fielda por el lugar donde la encontraron. Ella fue cariñosa desde el principio, nunca se comportó de forma tímida o temerosa. Al día siguiente fue llevada al veterinario para una revisión médica.

Se estimó que la gatita tenía alrededor de seis semanas. Estaba cubierta de pulgas, ácaros del oído y tenía un caso leve de tiña.

Mira la forma en la que Fielda recibió una segunda oportunidad

La tiña tardó algunas semanas en desaparecer, pero la niña atigrada era resistente y muy feliz de tener un hogar, una cama cómoda para dormir y seres humanos cariñosos que la acompañaran.

La pareja tenía otro gato llamado León que era un año mayor. Mantuvieron a los gatitos separados por un tiempo hasta que Fielda estuvo médicamente libre para conocer a su nuevo amigo.

León se convirtió en su mejor amigo y nunca se apartó de él

León tardó un segundo en acostumbrarse a ella, pero Fielda amaba a León desde el primer instante.

La pequeña gatita persistente se burlaba de su amigo jugando al escondite, tratando constantemente de llamar su atención. Fielda estaba decidida a ganárselo y no aceptaba un no por respuesta.

Les tomó un par de semanas hacerse amigos inseparables y una vez que León la aceptó, no hubo nada capaz de apartarlos. Fielda acompaña a León en todas partes de la casa, y él intentaba enseñarle a su pequeña protegida cómo ser un gato adecuado.

Fielda de verdad que es una gatita afortunada. Ya hace un año de su rescate y ella y León siguen siendo los mejores amigos felinos. Corrió con la suerte de caer en las manos indicadas en el momento preciso y de acceder a algo que cualquier mascota ansía: un hogar amoroso.

Hoy Fielda es una gatita realmente feliz

Nunca dudes de que una mascota se merece buenas oportunidades. Los gatitos son grandes luchadores, dispuestos a agradecer todo el amor que puedas ofrecerles. La historia de Fielda lo demuestra, por eso vale la pena compartirla.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!