Diminutos gatitos se vuelven virales por su divertida reacción apenas oyen que llega la comida

Cuando tenemos gatitos bebés las sorpresas están a la orden del día. Sí, esta es una peluda y hermosa historia gatuna que nos llenará a todos de mucha ternura. No se trata de gatitos cualquiera sino de una pequeña familia al otro lado del mundo, en la casa de Sam Manell en Nueva Zelanda. 

Sam Mannell es una joven que recientemente frecuentó un grupo de adopción de felinos en donde tuvo la oportunidad de convertirse en la madre de 4 hermosos gatitos. Uno de color negro, una crema y un tercer pelirrojo y un cuarto gris. Todos están para la portada de una revista 

Ama a sus felinos con todo el corazón

Los pequeños tienen apenas 3 semanas de edad. En algunas fotografías compartidas por Sam en redes sociales los podemos ver jugando en un sofá en la casa de Sam. Parece todo un parque de diversiones para los gatitos. Son tan pequeños y encantadores que le sacarían una sonrisa a cualquiera. 

Resulta que Sam, tras una muy larga jornada de juegos con los 4 peludos, decidió descansar un poco. Los gatitos decidieron acompañarle y se acostaron a dormir. Vaya que es un trabajo demandante, los gatos cuando están pequeños suelen ser muy juguetones y saltarines. 

Se quedaron dormidos de 10 a 15 minutos y Sam, quien estaba muy hambrienta tras la jornada de juegos, decidió comer un poco de comida humana por lo que abrió una barra de chocolate… lo que presenció fue alucinante. 

¡Tras escuchar el ruido del empaque abriéndose se despertaron los gatitos!, los 4 abrieron sus hermosos ojos de bebé exactamente en el momento en que Sam abría la barra de chocolate. A pesar de que son unos pequeñitos ya saben cómo suena la comida cuando se abre. Es que son súper inteligentes. 

“Qué hermosura de gatitos, me muero de la ternura, quiero diez, veinte, treinta como ellos, son demasiado tiernos”, mencionó emocionada una internauta. 

Luego de que se dieron cuenta que no era comida para ellos volvieron a dormirse. Fue la única forma en que la joven pudo comerse tranquila el chocolate, ya les daría  después una comida más apropiada a los pequeños, todo a su debido tiempo. Primero el descanso y luego un poco de comidita. 

“Qué inteligentes, son apenas recién nacidos y ya saben cómo suena el empaque de las cosas que se comen, wow, qué gran sorpresa para Sam, tiene unos gatitos superdotados, jajaja”, comentó sorprendida otra internauta. 

El hígado de los gatos no es tolerante a los chocolates, qué bueno que Sam no se le ocurrió ofrecerle a los pequeños. Hay que cuidar mucho su dieta para que crezcan sanos y fuertes. 

Comparte esta hermosa historia entre tus familiares y amigos. Y haznos saber el momento más tierno que has pasado con tus animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!