Diputado acude a la Asamblea con su perrita y consigue leyes históricas en favor de los animales

Los animales son seres inocentes y amorosos. Su corazón es tan puro que no tienen la capacidad de defenderse por sí mismos, ni actuar con maldad hacia quienes actúan contra ellos con malos tratos.

Pero, somos nosotros los humanos los que sí podemos darles voz y exigir que se les respeten sus derechos, para garantizar que tengan la vida digna y amorosa que tanto merecen, como todos los seres vivos en el planeta.

Por eso, recientemente, un diputado mexicano llamado Samuel Herrera, no dudó en ingresar a la Asamblea de su país en compañía de Clarita, su amada perrita, para exigir a sus colegas parlamentarios que se implementen leyes de protección hacia los animales.

Nadie esperaba la visita de Clarita en el estrado

Vestida con un suéter color rosa y debidamente abrigada, Clarita, una hermosa perrita color caramelo, fungió como la representante de todos los animales que merecen ser protegidos de todo tipo de malos tratos.

El semblante tierno y los ojos inocentes de esta perrita conmovieron a todos los presentes. El resultado de la plenaria de ese día fue por demás exitoso: se aprobó que las personas que causen mal a un animal sean privados de su libertad, hasta por 2 años, además de tener que cubrir un respectivo monto económico.

Tristemente, en México no es extraño que muchos animales sean objeto de los peores tratos a manos de sus propietarios, quienes les dejan sin alimento y agua, además de castigarlos injustamente, de forma física y psicológica. Por eso es tan importante protegerlos.

“Los animales no tienen voz para poder denunciar sus agresiones, pero tienen el derecho de vivir dignamente y por ello nosotros debemos darles voz y protegerlos a través de este tipo de iniciativas”, afirmó el diputado Samuel.

Del mismo modo, también se pactaron acciones de protección que prohíben tajantemente que los animales utilizados en la ganadería, u otras actividades, sean sujetos a procesos de marcado que les causan laceraciones en su piel de por vida, todo por un deseo injustificado de sus propietarios.

Otra gran problemática que aqueja a los animales son las peleas de perros. Por ello, se fijaron sanciones económicas y hasta 5 años de privación de la libertad a quienes las organicen, al igual que para las personas que transmitan o asistan a tales actos tan viles.

Los amantes de los animales agradecen las leyes implantadas. Sin embargo, piden sanciones mucho más grandes para salvaguardar la seguridad de todos los seres vivos.

“Qué bien que piensen en los animales, pero son muy leves las sanciones. Habría que revisar a detalle y considerar que todo aquel que comete un maltrato hacia un animal, puede hacerlo con una persona”, señaló un internauta.

Confiamos en que estas acciones se traduzcan en un genuino bienestar para los animales y que su dignidad esté protegida en todo momento.

Comparte esta excelente noticia con todos tus amigos y nunca dejes de luchar por los derechos de los más indefensos.

Más noticias sobre: