Discapacitado recibe la peor amenaza de sus vecinos si no se deshace de su perrita de apoyo

Hombre recibe amenaza de desalojo sino se deshace de su perrita de apoyo pero se niega a abandonarla

Willie Williams es un veterano de Vietnam discapacitado, pasa sus días en Freedom´s Path, un complejo de apartamentos ubicado en el campus del Centro Médico Chillicothe VA, en el sur de Ohio, acompañado de su fiel perrita de apoyo Diamond.

Estos apartamentos están destinados a ser el hogar de veteranos de guerra que corren el riesgo de quedarse sin un lugar donde vivir.

El lugar está destinado especialmente para los veteranos de guerra necesitados.

Sin embargo, Willie se vio envuelto en una amenazante situación después de un mal entendido con su perrita y los vecinos, quienes sin causa justa intentaron desalojarlo del único lugar que tiene.

Al parecer, todo comenzó cuando Diamond estaba caminando sin correa por algunas instalaciones del complejo. Aunque Willie alega que fue un accidente, los vecinos literalmente lo pusieron a elegir entre abandonar a la perrita o marcharse de las residencias. El veterano comentó:

«Fue un accidente cuando entró en el ascensor, porque cuando estoy en casa con mi amiga, no la necesito con una correa”.

Si bien el incidente no causó ningún tipo de lesiones a los inquilinos, estos decidieron tomar el asunto por sus propias manos y le dejaron una nota anónima escrita a mano, pegada en la puerta de su apartamento.

La nota con un tono bastante amenazante decía lo siguiente:

«Willie, es hora de que tú y tu perro se vayan. Ya no serás tolerado. Múdate”.

El veterano de guerra quedó completamente sorprendido al recibir la nota, que también iba acompañada por una carta del buffet de abogados del complejo, en ella le daban el ultimátum de elegir entre su perrita de apoyo o el hogar.

Desde luego que Willie estaba desconcertado, asegura que no había hecho nada malo y no sabía qué hacer al respecto.

Willie logró contar con el apoyo de un grupo de abogados.

La dulce perrita y Willie sólo se tienen mutuamente, desde que se conocieron han sido inseparables y formado un lazo como ningún otro. Diamond siempre ha estado en los peores momentos de su dueño, no solo es su fiel compañera, lo ayuda cuando sufre un episodio de depresión y aislamiento.

Willie también fue diagnosticado con trastorno de estrés postraumático (TEPT), por lo que fue medicado con el acompañamiento de un perrito de apoyo emocional.

La presencia de Diamond es necesaria para la salud mental de su dueño.

Willie se enfrentó a una difícil situación, a su edad le resulta complicado encontrar un lugar donde puedan atenderlo tomando en cuenta su diagnóstico. Al respecto comenta:

«Si tengo un problema o me enfermo, sé que el equipo médico de rescate estará cerca. Toma tres minutos en llegar aquí”.

Completamente solo y con la esperanza de encontrar una solución, Willie pidió ayuda al centro de noticias local, quienes después de conocer su historia se ofrecieron a ayudarlo con su lamentable situación.

Un equipo de periodistas contactó al abogado encargado que apelaba en contra de Willie, quien alegó que la perrita había cometido un comportamiento prohibido estipulado en el contrato de arrendamiento.

John McCormack, un entrenador de perros local, enseñó a Willie a controlar a su compañera con la nueva correa.

Sin embargo, cuando los periodistas le preguntaron cuál fue ese comportamiento se negó a dar detalles. Desde ese primer encuentro el abogado acusador negó las llamadas.

La historia se compartió en el noticiero local y rápidamente la comunidad reaccionó a favor de Willie rechazando tanta injusticia.

Gracias al apoyo local Willie y su amada perrita lograron tener un final feliz.

Por suerte, dos abogados del área de Columbus, Sam Macellino y Steven Katz, decidieron ayudar a Willie con la parte legal. Querían proteger sus derechos y finalmente lograron llegar a un acuerdo.

El principal término consistía en que Diamond debía usar una correa especial permanente mientras camine por las instalaciones del complejo. Esto a Willie no le parecía, ya que pensaba que los demás perritos del lugar también debían hacerlo. Finalmente, los abogados le explicaron el acuerdo y firmó toda la documentación.

Willie afirma que sin su fiel compañera estaría en total aislamiento.

Afortunadamente, las personas de la comunidad reaccionaron de manera emotiva demostrando su apoyo hacia un hombre solo pero con un gran corazón hacia a los animalitos.

Gracias a todos los que evitaron una injusticia, Willie y Diamond permanecerán en su hogar y seguirán disfrutando de todas las maravillas de la vida.

Demostremos que los buenos somos más y comparte esta historia emotiva en tus redes. El verdadero amor supera cualquier obstáculo incluso cuando se cree tener todo en contra.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!