Dos ballenas belugas sonríen al recuperar su libertad tras años de cautiverio en un acuario

Los animales son como los seres humanos: sienten dolor, miedo, placer, tristeza y también emociones positivas. No son objetos y merecen ser tratados con respeto, sobre todo porque son capaces de entendernos y de intuir y saber lo que está sucediendo a su alrededor, es decir, son seres conscientes.

Más aún cuando se trata de los animales en cautiverio, como estas dos ballenas pertenecientes al parque acuático Ocean World, ubicado en la ciudad de Shanghai, República Popular China, quienes no pudieron contener su emoción mientras eran trasladadas desde el acuario hacia la libertad de un nuevo refugio en aguas abiertas.

Santuario donde ahora vivirán en la bahía de Klettsvik, Islandia

Y es que, Little Grey y Little White, como son conocidos los cetáceos, han vivido confinadas en Ocean World durante casi diez años, viéndose obligadas a trabajar duro para poder comer, realizando trucos y saltos espectaculares para la diversión del público humano. Antes, vivían en un centro de investigación ruso, siempre lejos de su verdadero hogar.

Después de permanecer largos años separadas del mar, finalmente ambas han sido rescatadas por Sea Life Trust, una organización benéfica con sede en el Reino Unido que se encargó de enviar los ejemplares a unos 9.500 kilómetros de distancia a un nuevo destino mejor, específicamente al Norte, a Islandia.

Ahora, después de tanto esperar por el gran día de la ansiada libertad, este al fin llegó y las dos ballenas beluga podrán nadar en mar abierto por primera vez en años. De hecho, primero irán a un refugio en la bahía de Klettsvik, frente a la costa sur de Islandia, antes de ser liberadas en el enorme santuario natural.

Su felicidad parece palpable

“Estamos absolutamente encantados de poder compartir la noticia de que Little Grey y Little White están a salvo en sus piscinas de cuidados del santuario marino y están a solo un paso de ser liberados en su hogar de aguas abiertas”, dijo Andy Bool, director de Sea Life Trust.

Parte del equipo que ha hecho posible el rescate

Para transportar a los enormes animales hasta el otro lado del mundo fue necesario colocarlos en eslingas especialmente diseñadas que ayudaron a proteger sus cuerpos. Luego tuvieron que soportar el trayecto en un camión; después en un avión de carga Boeing 747-400ERF y finalmente, en un remolcador de puerto.

“Después de una extensa planificación y ensayos, la primera etapa de su lanzamiento de regreso al océano fue tan suave como esperábamos y planeamos”, añadió Bool.

Se supo por el propio Bool que Little Grey y Little White, ambas hembras, han llegado a Islandia sin mayores contratiempos, sanas y salvas.

Están ahora en su piscina de cuidado junto a la bahía donde permanecerán un corto período de tiempo para aclimatarse a su nuevo entorno natural en Bahía de Klettsvik, en las islas Westman, antes de su liberación final.

“El equipo de expertos y los veterinarios independientes estuvieron con Little Grey y Little White durante todo el traslado y dijeron que están sanas y se están alimentando después del viaje desde su centro de cuidados en tierra de regreso al mar”, comentó adicionalmente

Es hermoso verlas nadar y jugar felices en su nuevo entorno, esperamos que tengan un primer baño increíble en las aguas de su verdadero y único hogar, ese que nunca debieron haber dejado.

¿A quién le gusta estar recluido sin poder mantener contacto con otros, reprimiendo su comportamiento natural? Los animales tienen sentimientos al igual que nosotros. Queremos vivir bien y que ellos también lo hagan. ¿Por qué no contribuir para ello? ¡Comparte este grandioso rescate!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!