Dos koalas se refrescan en un río como su único refugio tras escapar de los incendios

Con las llamas en expansión, un verano que apenas comienza y más de mil millones de animales muertos, en Australia el panorama es bastante desalentador. Sin embargo, una mujer ha capturado las tiernas imágenes de unos koalas y decidió compartirlas como un momento alentador, dentro de tanta destrucción.

Se trata de una pareja de koalas que acudieron a un río para refrescarse, después de haber huido de las llamas.

Lorene McRae registró la conmovedora escena mientras acampaba a orillas del río Murray en Tocumwal, Nueva Gales del Sur, durante Navidad y Año Nuevo.

Para ella ver a esas indefensas criaturas resguardarse entre los troncos que flotaban en el agua fue un momento de tranquilidad.

Los mamíferos sumergían su parte inferior hasta el fondo del agua para refrescarse y disminuir un poco la temperatura de sus cuerpos.

Sedientos y agotados por el infierno que han estado viviendo este par de koalas emanaban mucha ternura durante ese momento de escape para ellos.

«En medio del horror y la angustia del sufrimiento y la muerte de nuestra hermosa vida salvaje, pensé que sería bueno compartir una historia de esperanza para sentirse bien», escribió McRae en Facebook.

La mujer relató que durante los días que estuvo acampando cerca del río, se deleitaba viendo las actitudes de estos pequeñines.

“Cada día bajaban por las orillas del río al amanecer para sentarse y dormir en los troncos húmedos, en la arena o en los sistemas de raíces de los árboles caídos. De vez en cuando retrocedían y ponían el fondo en el agua y volvían a dormir”, continuó relatando McRae.


Los koalas se aferraban con más fuerza cuando los barcos pasaban cerca pero ninguna persona pareció notar la presencia de los mamíferos.

El par de criaturas sabía muy bien cómo camuflarse entre los troncos y, según comentó McRae, se disimulaban entre la corteza.

Estas tiernas criaturas sólo disfrutaban de un poco de paz a la orilla del río, después de tanta devastación que han presenciado.

Los koalas llegaban en la mañana para refrescarse y descansar un poco pero antes de que cayera la noche se marchaban para volver al día siguiente.

Mientras que el país pasa por los peores incendios forestales de su historia, el relato de Lorene muestra la cara de los animales desplazados que dentro de la tragedia aún luchan por sobrevivir y mantener a su familia a salvo.

Se estima que sólo en la Isla Canguro, al sur del país, se han perdido más de 25.000 koalas.

Algunos expertos ya han catalogado a la especie como funcionalmente extinta, lo cual significa que la disminución en su población hace poco probable que logren reproducirse a gran escala y con el paso del tiempo desaparecerán.

Esta imágenes causan mucha ternura y a su vez tristeza. Comparte esta historia e invita al mundo a reflexionar, tomemos medidas para parar el daño que hemos hecho a la naturaleza.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!