Dos dulces perritos se consuelan mutuamente al ser rescatados después de morir su dueño

Siempre se habla de la fidelidad de los perritos con sus dueños pero estos animales también son capaces de crear entre ellos lazos indestructibles, como el de estos perritos que tras la muerte de su humano no han dejado de abrazarse y hacer mimos entre ellos.

Se trata de dos pitbulls que después de un viaje familiar volvieron a casa con el dolor de haber perdido a su humano.

Los nombres de los perritos son Tonka y Little P.perritos

Los canes salieron de excursión en Colorado, Estados Unidos, con su padre humano Kris Busching y su amigo Mark.

Todo marchaba viento en popa, hasta que el grupo se percató de que se habían perdido. Llevaban horas caminando fuera de la ruta que habían establecido sin darse cuenta del problema en el que se habían metido.

Peor aún es el hecho de que la tragedia marchaba detrás de ellos, pisándoles los talones.

Tonka, Little P., Mark y Kris llevaban dos días perdidos y, exhaustos por la falta de agua y alimentación, el dueño de los perritos decidió descender con ellos a un cañón con la intención de conseguir algo que beber. Lamentablemente, lo único que halló Kris en ese lugar fue la muerte.

El hombre perdió el equilibrio y cayó junto a sus mascotas hasta el fondo del cañón.

Los perritos quedaron lesionados por la caída, mientras que Kris perdió la vida al instante debido al impacto. Durante el angustiante momento, Mark vio cómo los canes se quejaban del dolor físico y emocional al ver que su dueño no se levantaba.

Lastimosamente, la ayuda llegó un día después y en ese momento los socorristas solo pudieron recoger el cuerpo sin vida de Kris.

Los perritos también fueron rescatados.

Mark tuvo que enfrentarse a su dolor y el de la familia de su amigo en Long Island, al llegar a casa solo con Tonka y Little P.

Dada la magnitud de la tragedia la organización sin fines de lucro y con sede en Nueva York, Mr Bones & Co. se encargó de los canes. Los perritos quedaron bajo el cuidado de estas personas que trataron sus lesiones y velaron por ellos para que la familia pudiese despedir a Kris tranquilos. 

Mientras los perritos se recuperaban en Mr. Bones & Co.

Estos canes amorosos no se separaron del cuerpo de Kris ni un instante y al darse cuenta de que papá se había marchado no tenían intenciones de que los separasen a ellos.

Por ese motivo en el centro de salud no dejaron de abrazarse y consolarse el uno al otro, dicha situación impactó tanto a los rescatistas y médico presente que decidieron grabar la escena.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Mr. Bones & Co. (@mrbonesandco)

Mr. Bones & Co escribió en su página de Facebook acerca de tan emotiva experiencia:

“El nivel de lealtad y amor que irradiaron estos dos, cuando el hermano mayor Tonka fue admitido en nuestro hospital de animales de emergencia @amcny para que su pierna pudiera salvarse, no necesita más subtítulos. Su vínculo con Little P es para siempre”.

Aunque los perritos estaban bastante lastimados lo más importante parecía ser estar unidos. Tonka tuvo una fractura en su muñeca derecha que requirió una férula, además de la cirugía de emergencia a la que fue sometida para atender una pata rota.

Mientras, Little P requirió radiografías en su mandíbula, debido a una lesión también producto del impacto. La organización decidió hacer una recaudación de fondos para sacar adelante a los perritos sin preocupar a la familia por los gastos médicos.

Como es de imaginarse, sus parientes estaban devastados con la situación.

 “Todos estamos devastados, y realmente no podemos describir el vacío y el dolor que todos sentimos. Era un humano talentoso, con grandes esperanzas y sueños. Vivió un estilo de vida extremo y, como la mayoría de mi familia, amaba el aire libre… Lo amamos incondicionalmente. Nada ni nadie te prepara para algo como esto”, dijo en Facebook Dave Busching, el hermano de Kris. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Mr. Bones & Co. (@mrbonesandco)

Estos perritos solo se tienen el uno al otro y esa sensación de abandono se refleja a través de su afán por estar juntos y abrazarse. Como dos verdaderos hermanos, los peludos se niegan a separarse y es por eso que en la organización piensan muy bien qué será lo mejor para el futuro de los peludos.

Por ahora se sabe que están en busca de una familia amorosa que los quiera acoger a los dos juntos, no hay manera de separar a los perritos después de todo lo que han sufrido.

Tonka y Little P son sin duda un gran ejemplo de hermandad que va más allá del entendimiento humano. Envíales tus bendiciones y buenas energías a estos amiguitos.