Un niño recuperó a su mascota después de que Simon Cowell ofreciera 11.000 euros de recompensa

La separación involuntaria es una experiencia que nadie desea vivir porque está asociada a un profundo dolor y a una gran angustia. Sin embargo, cuando existe un feliz reencuentro, la emoción de ese instante pareciera borrar esos oscuros y preocupantes días.

Es el caso del pequeño Edward Latter, de tres años, que finalmente recibió el regalo que pidió en su carta a Papá Noel. Este niño pudo abrazar nuevamente a su mejor amigo, Morse, un perrito terrier fronterizo, tras pasar la Navidad sin saber nada de él.

Edward pasó la Navidad con la tristeza de haber perdido a su mascota. Ante la angustia de creer que más que nunca lo volvería a ver, en la lista de deseo para Papá Noel le pidió ayuda para tener de vuelta a su mejor amigo.

“Querido Papá Noel, solo quiero pedirte como regalo para esta Navidad que mi perro Morse este de vuelta a casa. He sido un niño muy bueno durante el año. Gracias, Edward”.

La búsqueda de Morse reunió a miles de personas que se abocaron a encontrar a este terrier fronterizo de diez meses.

Una de ellas fue el reconocido y multimillonario Simon Cowell, directivo británico de la compañía musical Sony, quien ofreció una recompensa de más de 11.000 euros por cualquier información que ayudara a dar con el paradero de este perrito.

Aunque Edward no recibió en Navidad su deseo más preciado, Papá Noel se lo cumplió pocos días después. El 13 de enero este pequeño se reunió nuevamente con Morse. Fue un encuentro maravilloso, desbordado de emoción y felicidad.

Para Edward ahora la familia está completa y feliz.

“Hemos recuperado a Morse. No puedo creerlo, tengo a mi mejor amigo de vuelta. Aunque ya pasó Navidad, tengo el mejor regalo de todos.”

Se estima que los despiadados ladrones de Morse querían usarlo como semental, pero afortunadamente este perrito de alguna manera logró escapar.

Amanda Hopkins y Richard Latter, los padres de Edward, reconocieron que habían perdido la esperanza de volver a ver a Morse. Sin embargo, una llamada cambió todo el viernes por la noche.

Michelle Holt, de 41 años, y su pareja encontraron a Morse cuando vieron a un perro en Marden, Kent lleno de fango y mojado deambulando por el frente de su casa.

Lo acogieron en su casa, lo lavaron y decidieron llamar a Richard, quien inicialmente no estaba seguro de que se tratara de Morse hasta recibir una fotografía, que confirmó que físicamente coincidía con su mascota desaparecida.

Sin pensarlo, Richard se trasladó en su vehículo junto con su esposa e hijo.

Amanda y yo estábamos bastante escépticos, pero Edward lo vio y enseguida lo reconoció. Simplemente dijo: ¿Es Morse? ¿Morse viene a casa con nosotros?”

Realmente la reacción del niño fue maravillosa, no podía creer que estuviera abrazando nuevamente a su mascota. Sin embargo, la reacción del perrito fue tímida, estaba un poco abrumado por los días difíciles que había vivido.

Para conocer con exactitud el estado de salud del perrito y confirmar la veracidad de su identidad lo llevaron a un veterinario. Una vez escaneado el chip, no hubo duda de que se trataba del mismo Morse que había desaparecido.

“En segundos todos nos echamos a llorar.”

Fue un verdadero abrazo grupal que celebró el regreso de la mascota al hogar.

Richard comentó que cinco minutos después que el perrito salió de la casa, un testigo vio cuando un par de hombres lo envolvieron en la parte trasera de una furgoneta y se lo llevaron.

Richard pensó que los crueles raptores querían comercializarlo. Tal vez esa fue la razón por la que le cortaron el pelo, tratando de mejorar su apariencia. Quizás lo vendieron y él escapó.

Facebook

La carta de Edward a Papá Noel publicada en Internet conquistó los corazones de muchos, y alertó a muchos a estar pendientes en las calles para encontrarlo. Comparte esta historia, que afortunadamente tuvo un final feliz.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!