El drama de la gatita esfinge que se volvió peligrosa para sus dueños por una justa razón

Jjong es una gatita muy especial que comparte su hogar con otro minino llamado Haru y con sus amos, unos abuelitos de Corea del Sur.

Todo en esta familia parecía estar perfectamente, hasta que un día ocurrió algo que transformó su felicidad.

El dolor cambió por completo el ánimo de un animalito amoroso y especial

La gatita estaba embarazada. Los amos estaban muy atentos a la evolución de su embarazo, hasta que un día el veterinario detectó que algo no estaba bien con los gatitos y aconsejó hacer una cesárea, para evitar inconvenientes mayores.

Así se hizo. En la intervención uno de los chiquillos de Jjong falleció. Los otros gatitos fueron a casa con su madre.

A pesar de que una de las crías de Jjong falleció en la cesárea, lo peor estaba por venir

La familia estaba entusiasmada, pero pronto recibieron otra mala noticia: 3 gatitos más perdieron la vida.

Conmocionados por la salud de las crías, decidieron estar más atentos. Al parecer los 3 gatitos sobrevivientes parecían saludables, pero entonces la actitud de Jjong comenzó a ponerse muy extraña. Ella pasó de ser una gata dulce, tranquila y amorosa, a convertirse en una criatura muy agresiva.

La sorprendente historia de Jjong está narrada en este video

Inicialmente comenzó a atacar a sus gatitos. Arremetía contra ellos con tanta furia, que la familia de Jjong temió por sus vidas y decidió darlos en adopción lo antes posible.

Una vez a salvo los gatitos, la agresividad de la mascota no disminuyó, por el contrario.

Los tres sobrevivientes comenzaron a recibir un trato agresivo por parte de su madre

Jjong comenzó entonces a atacar a sus dueños. Causó graves lesiones a los abuelitos: en la cabeza, en la cara, en brazos y piernas.

Aunque el fiel Haru trataba de intervenir para proteger a sus amos, nada parecía controlar la ira de la gatita.

La violencia de Jjong fue en escalada, llegando a arremeter contra sus amos

Con mucho dolor, la familia de Jjong tuvo que aislarla en una habitación, en la que además colocaron una cámara para vigilar a la gatita, pues temían que terminara haciéndose daño a sí misma.

Cada vez que había que atender o alimentar a Jjong, la familia tenía que vestirse con trajes especiales de seguridad. Esto no evitaba que el animalito les atacara con fiereza, siempre pasando por encima de las advertencias de Haru, el otro gato de la familia.

La familia solo puede relacionarse con ella usando ropa de seguridad

En vista de las circunstancias, la familia recurrió a la ayuda de un especialista que evaluó el comportamiento de la mascota y determinó que su irritabilidad había sido causada por la muerte de sus gatitos.

Al parecer la gata no había superado que algunas de sus crías fallecieran y la pérdida trastocó su carácter por completo.

Las consecuencia de la ira de Jjong pueden ser serias

Fue entonces cuando decidieron trasladarla a un espacio más cerrado, donde pudiera sentirse a gusto y segura.

También suministraron a Jjong calmantes que le permitieran disminuir sus niveles de ansiedad, así como música adecuada que le permitiera relajarse.

Haru, el amoroso gato de la casa, trata de contenerla, sin éxito

Con todas estas medidas, el ánimo de la gatita ha mejorado mucho, al punto de que deja que sus amos le acaricien.

Sin embargo, aún queda mucho camino que recorrer para la completa recuperación de Jjong. No dudamos que el amor de su familia vencerá todos los obstáculos.

Con rehabilitación, esperamos que Jjong vuelva a su dulzura original

Y tú, ¿qué opinas? ¡Comparte la historia de esta gatita!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!