El drama del pequeño con autismo que dejó de comer después de que alguien raptara a su perrito

Cuando el amor es verdadero las palabras salen sobrando, especialmente cuando se trata de una amistad sincera como la que se da entre dos hermosos y cariñosos seres: un niño y un perrito, quienes son capaces de convertirse en compañeros inseparables y entregar su corazón por completo, más allá de su entorno o condiciones.

Para la familia de un niño brasileño de solo 6 años de edad, su perrito Lucke lo es todo.

Y es que el peludito es el mejor amigo de João Rehem, quien padece de autismo en nivel tres y ha formado un vínculo más que especial con el animalito.

Sin embargo, existe mucha gente de mal corazón en el mundo, capaces de realizar las peores acciones. Como sucedió en casa de la familia de Rehen mientras ellos decidieron salir de vacaciones y no pudieron llevar al perrito con ellos.

Dejaron al pequeño Lucke en la seguridad de su hogar, sin sospechar que lo peor pasaría

Las videocámaras de vigilancia de la residencia ubicada en São Paulo, captaron el momento en que un extraño invadió la propiedad para sustraer varios artículos, entre ellos una televisión, un dispositivo de sonido, documentos e incluso al dócil perrito esponjoso.

De inmediato, la Policía Civil del país sudamericano se dispuso a llegar al fondo de lo sucedido y la familia Rehen decidió volver a su hogar llenos de temor y con el corazón destrozado.

Pasó poco tiempo para que el raptor de Lucke se comunicara con la familia y les exigiera dinero para su liberación, se trataba de un secuestro, el canino corría gran peligro.

Incluso se robó al perrito

Al darse cuenta de lo que sucedía, João no pudo evitar sentirse constantemente agitado y sin ánimos de probar bocado alguno. Lo único que deseaba era que su peludo apareciera y volvieran a pasar miles de momentos felices uno al lado del otro.

Afortunadamente, la policía pudo seguir mediante los videos de seguridad el rastro del malhechor, quien se escondió en su domicilio, en un lugar llamado Vili Mirim, donde había escondido al peludito.

Tras un operativo, los oficiales lograron hallar a Lucke atado, pero en perfecto estado de salud, por lo que de inmediato coordinaron el esperado reencuentro con el niño.

Lograron rescatarlo

“No puedo explicar de dónde viene el apego de Lucke y mi hijo. El perrito ni siquiera ladra por causa del autismo de João, porque él entiende que a mi hijo no le gusta el ruido”, afirma la madre de João, quien no reveló su identidad por motivos de seguridad.

Después de casi 10 días sin verse, por fin los dos pequeños pudieron reunirse. De inmediato, João sintió un gran alivio en su interior, su apetito volvió y pudo volver a conciliar el sueño. Lucke seguía estando un poco nervioso por la experiencia tan mala que vivió, pero con el paso de los días ha ido superándolo todo.

Son mejores amigos

«Su conexión es inexplicable. Ahora João está tranquilo, en paz, volvió a comer y dormir mejor. Estamos muy felices», comentó la madre del niño.

Sin duda, João y Lucke podrán enfrentarse a cualquier dificultad juntos, porque no hay nada que el amor no pueda vencer. Enhorabuena por estos dos angelitos, les aguardan muchas tardes de diversión.

Cada vez son más las personas que ven en los amorosos perritos un miembro más de su familia. Cuidemos de ellos en todo momento y no dejemos de hacerles saber lo importantes que son. Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!