El hallazgo de decenas de delfines rosados sin vida en los ríos amazónicos causa conmoción

Recientemente, el hallazgo de delfines muertos en los ríos amazónicos contaminados por mercurio debido a las empresas mineras, ha dejado a más de uno con el corazón arrugadito. Las 140 hidroeléctricas y las planificación de otras 160 adicionales están afectando seriamente la conservación de estos animalitos.

El mercurio es un metal utilizado en minería para separar el oro de otros elementos.

Debido a las empresas hidroeléctricas los delfines se están alejando de sus cauces principales, esto también provoca la migración de los peces que son el principal alimento de estos cetáceos. Desde que se implementaron las empresas, la reproducción de delfines se ha visto amenazada, incluso, se han encontrado muchos huevos de peces en las turbinas hidroeléctricas.

Los delfines rosados y el bufeo boliviano son las principales víctimas.

Estos datos son el resultado de una investigación donde se emplearon transmisores satelitales a 29 delfines de río. Entre el 2017 y el 2019 se ha empleado la misma técnica a seis cuencas hidrográficas en varios países que conforman la selva amazónica como Bolivia, Brasil, Colombia y Perú.

En el informe se destaca lo siguiente:

«La minería ilegal y el mercurio amenazan la vida en la Amazonía y en el entorno del río Orinoco. El 100% de los delfines de río marcados estaban contaminados con mercurio, especialmente en la cuenca del Orinoco donde existe un gran arco de minería ilegal, cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela”.

La alta presencia de mercurio obtenida en los resultados revela que no solo los delfines son afectados, también representa una amenaza para la salud de todos los habitantes de la región.

El especialista en conservación Marcelo Oliveira destaca que aunque el mercurio existe de forma natural en esta parte del planeta, se sale de su cauce natural debido a los incendios, deforestación, y explotación de los ríos. Lo que hace que el metal termine en el agua y entre en la cadena alimenticia a través de los peces, consumidos por delfines y las personas.

Un poco más de 20 millones de personas se pueden ver afectadas de no tomar medidas.

El delfín rosado es una de las especies estudiada y forma parte de la lista roja de animales en peligro de extinción. Afortunadamente, los delfines no distinguen fronteras internacionales lo que hace posible  un acuerdo entre distintos países para garantizar la vida de estos animalitos.

De no hacerse algo esta especie se puede extinguir en un futuro próximo. No podemos negar que la construcción de represas en la amazonia amenaza la vida de los delfines. Deseamos se pueda construir proyectos  que apuesten por salvaguardar esta especie que tanto necesita nuestro ecosistema.

Por favor, no dejes de compartir esta nota en tus redes y sé parte de ese gran equipo que se convierte en la voz de los más vulnerables.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!