El Papa consuela un niño que perdió a su mascota y le asegura que todos los perros van al cielo

No todos están de acuerdo en cómo será el cielo. Para los amantes de los animales sería un lugar lleno de perritos alegres y juguetones; especialmente esas mascotas que nos hicieron tan felices durante años y que formaron parte de nuestra familia.

Por desgracia, esto no fue lo que la Iglesia Católica predicó durante muchos años. Han sido incontables las discusiones en las que muchos Papas y Sacerdotes aseguran que los animales no tienen alma y por lo tanto no entrarán al Reino de los Cielos.

El Papa Pio IX en el siglo XIX fue el primero en asegurar que los animales no tiene alma.

Uno de los primeros en atreverse a mostrar un punto de vista diferente fue el papa Juan Pablo II quien aseguró que todos los animales tienen alma porque fueron creados con el aliento de Dios.

Su sucesor, Benedicto XVI, no estaba de acuerdo con esto y explicó que sólo los humanos tendrían acceso al cielo. Ahora, el Papa Francisco se ha manifestado en la vieja polémica.

«El maravilloso diseño de la Santa Escritura afecta a todas las criaturas»

De acuerdo a diferentes medios, el Papa se topó con un niño que se encontraba triste porque su perrito había perdido la vida.

Se trata de una situación desgarradora; especialmente para los más pequeños que han logrado crecer y amar a sus mascotas como si fuesen sus hermanitos. Afortunadamente, el Papa supo muy bien cómo dar palabras de aliento al triste niño y le aseguró que en reino de los cielos todos lograríamos reencontrarnos con nuestras mascotas.

“Un día volveremos a ver a todos nuestros animales en la eternidad de Cristo”.

Estas palabras de apoyo causaron mucha controversia en la Iglesia, especialmente en los sectores más conservadores que se aferran a lo que dice la Biblia. Sin embargo, basta un simple vistazo a nuestras hermosas mascotas para saber que son seres con sentimientos, muchísima empatía y que en más de una ocasión logran salvar nuestra vida con todo el amor que nos brindan.

«El paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios».

Christine Gutleben, la directora de Divulgación de la Fe en la Sociedad Protectora de Animales explicó que las palabras del Papa Francisco dejan más que clara su posición con los perros y el resto de los animales del mundo.

“Si el Papa dice que todos los animales van al cielo eso quiere decir que también tienen alma”.

No hay duda de que se tratan de seres muy especiales y sin importar la religión o creencia que tengamos debemos tratarlos con amor y respeto.

Comparte esta nota si, como nosotros, te gustaría pensar que hay el paraíso está lleno de animales felices y amorosos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!