El perrito que esperó cada día para reencontrarse con sus dueños, nunca perdió la fe

Los que amamos a los perros y gatos como un miembro más de nuestras familias podemos llegar a experimentar un temor muy grande ante la sola idea de que nuestros queridos peludos lleguen a extraviarse algún día.

Imaginarse a nuestro querido perro o a nuestro tierno gato en las calles, a merced de cualquier peligro, no es precisamente una situación agradable y conforme pasan los días, hay más angustia acerca del triste destino que pudo haber corrido nuestra mascota.

Era difícil determinar cuánto tiempo tenía Baekgu merodeando en las calles

Baekgu es un perrito coreano de raza Jindo que se escapó de su casa y bastaba nada más ver cuán sucio estaba para notar que no tenía precisamente dos días en las calles.

Los vecinos comenzaron a preguntarse por el animalito que veían deambulando en las calles. Llevaba consigo un collar, por lo que era evidente que tenía familia, pero… ¿cómo podían tenderle la mano si el perrito no se dejaba atrapar por nadie?

Nervioso, Baekgu huía ante la proximidad de un desconocido.

¡Había que idear un buen plan para rescatarlo!

Los vecinos se comunicaron con un grupo de rescate, que apenas vio el comportamiento del perro, supo muy bien cómo proceder. Cercaron con mallas especiales una calle estrecha y ofreciéndole un poco de comida, condujeron a Baekgu hasta ese lugar, donde en segundos lo acorralaron.

Con la ayuda de una red especial, atraparon al perrito y lo llevaron con un veterinario que determinó que el animal no solo estaba sano… ¡También tenía un microchip! Qué suerte, ese dispositivo los llevaría con la familia de este perrito.

¡Conoce toda la historia de Baekgu en este video!

Baekgu fue colocado en una zona especial del refugio donde estuvo esperando por la llegada de sus amos.

No podía relacionarse con otros animales, tampoco se mostraba nada cariñoso con las personas. No sabían si era el nerviosismo de saberse lejos de casa o si el perrito tenía mal carácter, pero si sus familiares no llegaban pronto, sería complicado rehabilitarlo.

Su conducta era agresiva, tanto con personas como con otros animales

Por suerte para Baekgu, el día menos pensado, se apareció en el refugio una pareja de ancianos. ¡No creerás la reacción de este Jindo cuando identificó a los abuelitos! Nunca imaginaron que un perro tan receloso pudiera ser tan dulce, ¡tan amoroso!

De inmediato le preguntaron a ese hombre si él era el propietario de Baekgu, pero es que era evidente.

¡Nunca imaginaron que Baekgu pudiera ser tan amoroso!

El perro, que se mostró tan esquivo con todos los que le ayudaron a salir de las calles, se tendía sobre su espalda para recibir todo el amor de sus amos, que le rascaban la barriga con alegría, dichosos de haberlo encontrado.

Baekgu tuvo suerte. Contó con personas generosas que no se rindieron en el propósito de ayudarle y que lo llevaron de vuelta a casa. Ahora este perrito, que nunca perdió la esperanza de reunirse con los seres que más ama en el mundo, está de nuevo en su hogar.

De vuelta en casa, ya no hay nada que temer

Comparte esta maravillosa historia, que nos demuestra que el amor de los perros es incondicional y perseverante.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!