El policía que fue grabado riéndose mientras acababa con la vida de un wombat queda impune

Las inquietantes escenas en que un oficial de policía australiano acababa con la vida de un indefenso wombat dieron la vuelta al mundo causando una ola de ira e indignación.

El suceso tuvo lugar en la península de Eyre, al sur de Australia

Se sabe que estos preciosos animales, como la mayoría de especies, solamente atacarán cuando vean amenazada su integridad, y lo hará con sus garras o dientes. De ahí que el acto del oficial que llevaba 10 años de servicio y que estaba en su día libre haya sido absolutamente condenado por toda la comunidad.

Sin embargo, el hombre tenía sus motivos amparado en que lo hacía porque «su ascendencia aborigen le permite cazar wombats con piedras, como dictan las costumbres de su pueblo».

Waylon Johncock fue grabado lanzando piedras al wombat en diversas ocasiones hasta matarlo

Fue entonces que tras ser reprobado su proceder por el Jefe de la Policía de Australia del Sur, el comisario Grant Stevens, condenando el hecho como «inaceptable y aborrecible», se levantó una investigación al respecto que ha tardado más de 2 meses.

Adicionalmente, la Wombat Awareness Organisation había lanzado una campaña de recogida de firmas en Change.Org que al momento acumula casi 400.000 firmas de apoyo, pidiendo justicia.

El video que causó la indignación de muchos recoge el momento en que Johncock posaba orgulloso ante la cámara elevando los brazos en señal de triunfo.

Pero tras todo el revuelo generado, recientemente se ha dado a conocer que el sujeto no recibirá ningún tipo de castigo, no se enfrentará a ningún cargo por haber acabado con la vida de un animal y ha seguido desempeñando sus funciones como policía de Australia, como si no hubiera pasado nada.

Grant Stevens dijo que Johncock estaba ejerciendo los derechos tradicionales de caza aborigen y que, por lo tanto, «no había hecho nada malo».

«Como un hombre aborigen tradicional, tiene un permiso apropiado para cazar wombats en busca de comida. Si bien es molesto para muchos que vieron el video, se ha establecido que sus]acciones no fueron inconsistentes con las prácticas tradicionales de caza. Me han informado que el wombat en el video fue asesinado y comido. El video que se muestra en las redes sociales es parte de un video más largo que no se ha difundido», dijo Stevens.

Alegó que no tenía queja alguna de Johncock en sus tareas como oficial, por lo que no sería suspendido de sus funciones.

Sin embargo, Stevens se vio entre la espada y la pared ante la ola de comentarios negativos, incluso de los propios ancianos aborígenes que recriminaron el proceder del oficial. 

«Me desagrada personalmente ver a cualquier animal angustiado o asesinado», aseguró Stevens. Reconoció que seguía considerando a ciertas partes del video como «perturbadoras», pero al mismo tiempo pedía respeto por su decisión, ya que aseguraba que responde a una «investigación sólida».

Después circuló en las redes una imagen de los restos del animal fileteado en una docena de piezas, listo para ser la cena de la familia de Johncock.

«Bonito wombat fresco», se podía leer en la imagen

No podemos olvidar que cuando se trata de la vida y un mínimo de dignidad no hay costumbres que valgan, y desde luego no se pueden pasar por alto la crueldad y el ensañamiento solo por una supuesta tradición. Comparte esta noticia para levantar la voz por los que no la tienen.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!