El raro animalito “más feliz del mundo” se hace viral pero necesita ayuda

No hay nada que nos invite más a la ternura que la imagen de un cachorrito, sea de la especie que sea. Pero si encima parece que el animal en cuestión te mira sonrienteno habrá nada más que puedas hacer que rendirte ante tanta belleza. 

Lo cierto es que, dentro de nuestro increíble reino animal, existe un marsupial cuya carita resulta tan llamativa y jovial, que mirarla nos genera un intenso placer y nos alegra grandemente el corazón. 

Se trata del quokka, un simpático animal oriundo de Australia que está considerado como el animal “más feliz” del mundo. ¿El motivo?: aparte de ser muy amigable y juguetón, posee una curvatura muy particular en su hocico que hace que parezca que está siempre sonriente.  

En 1696, el explorador Willem de Vlamingh describió durante uno de sus viajes por aguas australianas una isla llena de lo que pensó eran ratas gigantesa la que bautizó con el nombre Rotte Nest, proveniente del holandés Rattenest, que significa “nido de ratas”.

Con el tiempo se sabría que en realidad aquellas ratas gigantes eran un marsupial de la familia del canguro, pero con esa apariencia tan diferente que los hace únicos. Lamentablemente, este animalito también se encuentra presente en la amarga lista de especies en peligro de extinción. 

Tienen aproximadamente el tamaño de un gato, con un cuerpo de entre 40 y 55 centímetros y una cola bastante corta, en comparación con sus “primos” los canguros”, señaló un usuario, quien recientemente compartió varias fotografías de un ejemplar de esta especie en sus redes sociales.

Su encantadora carita luce siempre sonriente

La amenaza de esta especie se debe a la introducción en su hábitat de especies depredadoras, tales como el zorro, y a la deforestación y preparación de grandes terrenos para la construcción de carreteras. 

Sin embargo, a pesar de su poco miedo a posar para las cámaras, se debe tomar en cuenta de que se trata de un animal salvaje, al que debemos tratar con respeto, de modo que para aquellos turistas que quieran posar para una foto con el tierno peludo se debe aclarar que existen algunas exigencias. 

En primer lugar, se debe esperar que el quokka se acerque por sus propios medios y sin instigación, hasta que se establezca confianza, así como respetar su espacio. 

Les dejo un quokka, para que empiecen bien el día”, dice la publicación.

El quokka es un animal de hábitos principalmente nocturnos, aunque también puede verse de día. No teme acercarse a los humanos por lo que es relativamente muy fácil de ver rondando las zonas turísticas. En la actualidad, los especialistas aseguran que existen entre 7.500 y 15.000 ejemplares. 

Además de Rottnest. también pueden encontrarse en otras ubicaciones de Australia Occidental, como la isla Bald, y en poblaciones aisladas en puntos concretos de Perth y Albany. Además, existe una colonia pequeña en la Reserva Natural de Two Peoples Bay.

Detrás de esa sonrisa peluda hay mucha historiaEs importante no tratar de agarrarlo y, por supuesto, no alimentarlo, pues cualquier comida ajena a su dieta puede ser perjudicial para su salud. 

Además, a pesar de su afable imagen, no duda en defenderse si se ve en peligro, de manera que hay que tener mucha precaución, sobre todo en lo que respecta al acercamiento de los niños a este marsupial australiano. 

Comparte esta historia con tus amigos, y si visitas Australia recuerda cuidarlos y respetarlos por sobre todas las cosas. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!