El truco de un venado para esconderse detrás de un árbol tiene a todo Internet desconcertado 

Cuando un animal inesperado aparece en tu patio trasero es común que esa visita te cause curiosidad y quieras expiarlo, y hasta fotografiarlo, después de todo necesitas una prueba para sustentar tu historia.

Al menos eso fue lo que pensó Jenny McMillan, una mujer de Huntington, Indiana, quien ha quedado desconcertada con el truco de su curioso visitante.

El animalito en particular era un venado cola blanca.

Este tipo de venado no es tan inusual en el vecindario de Jenny, pues son criaturas que habitan en la zona y pueden verse con mayor facilidad en la época de invierno. Sin embargo, había algo extraño con el visitante de McMillan.

El ciervo tenía un truco para camuflarse que la impresionó.

El chico parecía algo asustadizo y al verla optó por refugiarse detrás de un árbol y ¡vaya que lo hizo bien!

Aunque su curiosidad lo delató al asomar su cabecita, para la mujer resultó sorprendente que el cuerpo de la criatura quedara cubierto por completo sin que se alcanzara a ver un ápice del mismo.

¿Quién ha dejado una cabeza en el árbol?

Asombrada por el curioso truco del ejemplar, Jenny tomó un par de fotografías. Para ella resultaba increíble que el animalito no se dejara ver ni un poco de su cuerpo, a pesar de tratarse de un tronco algo delgado.

Al publicarla en Facebook para compartirla con sus amigos la incredulidad de muchos salió a relucir. Algunas personas dudaron la de originalidad de la fotografía pero Jenny se escudó en el hecho de que a su edad las tecnologías no son lo suya.

Poco conocimiento tiene la mujer acerca de la edición de imágenes.

Algunos conocidos le creyeron, así que levantaron las más insólitas hipótesis, tan insólitas como la fotografía.

Alguien sugirió que el venado estaba parado en sus dos patas delanteras para poder ocultarse por completo. El asunto parecía ilógico y hasta absurdo, pero después de hacer una especie de gráfico la hipótesis parecía cobrar sentido.

Así luciría el venadito si la teoría fuese verdadera.

Por otro lado, no faltó quien argumentó que se tratase de un venado bebé o con un cuerpo realmente corto, quizás un muy, muy raro ejemplar. De este modo era medianamente creíble el hecho de que ni su colita lo delatara en la fotografía.

Una hipótesis aun más extraña.

Realmente la palabra final sólo podría tener la criatura, aunque si alguien ve a un venado caminando sobre sus patas delanteras podría compartirlo con Jenny.

Esta mujer aún se rompe la cabeza intentando descifrar el misterio y la fotografía del mejor jugador de las escondidas ahora le ha quedado como un divertido recuerdo.

Quizás los animales sean mucho más astutos de lo que muchos creen. Comparte esta historia y déjanos conocer tu opinión, puede que seas tú quien realmente le atine a la respuesta.