Esta elefanta ancianita fue rescatada y por primera vez en su vida pudo hacer un amigo

Definitivamente pasar toda una vida trabajando como una atracción para los seres humanos debe ser algo muy solitario, sin contar con lo físicamente demandante de la tarea. Después de hacer esto por muchos años, lo menos que un animal merece es una digna jubilación y justo esto fue lo que sucedió con esta elefantita que pudo vivir verdaderamente cuando fue rescatada.

Ella es Mae Dok y toda su vida estuvo entreteniendo a los turistas

La elefanta Mae Dok de 60 años ha pasado toda su vida en un pequeño pueblo de Tailandia donde era una atracción para los turistas, siempre de pie junto a un pequeño puente pidiendo golosinas. Algunas veces se le podía observar llevando una cadena larga en una granja cubierta de vegetación en el borde de su aldea natal, comiendo hierbas y salpicando con barro.

Las personas que la criaron la llevaban cerca de un puente donde ella pedía golosinas

 

Pero por suerte habían personas que amaban a Mae Dock y estas intercedieron para darle su merecido retiro en el refugio de Burm & Emily’s Elephant Santuary (BEES) en Chiang Mai, Tailandia, donde más nunca tendría que rogar por golosinas.

Por suerte, esta vida tan solitaria estaba a punto de cambiar

Después de mucho tiempo el gran momento llegó y su familia vino a visitarla para despedirse. Fue conmovedor ver tan afectados a quienes compartieron con ella a lo largo de los años y con el cariño que se despidieron, mientras los rescatistas de BEES estaban esperando y tomando fotos de su último día en esa aldea.

Pero Mae tenía miedo de dejar atrás la única vida que conocía

Mae Dok nunca había dejado esa pequeña ciudad en toda su vida y sus rescatistas no estaban  seguros de si ella se subiría al camión, pero con algo de apoyo por parte de las personas que la habían criado, finalmente levantó sus piernas sobre el camión y avanzó lentamente hacia el.

Sin embargo, todo cambió para bien y ahora ella estaba deslumbrada con su nueva libertad

Después de un viaje de siete horas, Mae Dok llegó al santuario y salió de la camioneta un poco tambaleante sobre la hierba fresca y comenzando a ver su nuevo hogar.

En su paseo se encontró con otros elefantes por primera vez

Cuando Mae Dok vio a otro elefante rescatado en aquel lugar, se emocionó mucho, tal vez sería alguien nuevo con quien hablar y compartir, pero dudaba en dar un paso adelante. Thong Dee, la elefante rescatada que estaba ya en el santuario también estaba muy ansiosa y vacilante, pues hacer amigos no siempre es fácil, pero Mae Dok siguió su camino y continuó explorando.

Y después de algunos intentos logró hacer su primer amigo

BEES

En el trayecto vio a otro elefante, llamado Mae Kam, pero esta vez sí había química y Mae Kam se acercó lentamente, aunque no estaba segura de qué hacer con este gran elefante nuevo que estaba parado frente de ella. Por otro lado, Mae Dok avanzó un gran paso hacia adelante y se acercó a Mae Kam y dio lugar a la exhibición más increíble, mágica e inesperada, y desde ese encuentro han pasado mucho tiempo juntos.

Mae Dok es ahora toda una aventurera y vive muy feliz explorando junto a su amigo

Woohoo it's Friday! Heading into the weekend like….. Woooooooooo!!!! Mae Dok and Mae Kam have been none stop chit chatting for 2 days. They are both feeling the heat. Mae Kam lead Mae Dok to her favourite bathing spot and here they are taking their first bath together at Maechaem River 💖💖💖

Publiée par BEES – Burm & Emily's Elephant Sanctuary sur Jeudi 7 mars 2019

Afortunadamente para Mae Dok su vida cambió desde ese momento y ahora podrá experimentar la gran aventura de compartir con un amigo.

Comparte esta conmovedora historia para crear conciencia sobre la necesidad de no privarles de su hábitat natural a estos hermosos animales.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!