El llanto de gratitud de una elefanta al ser liberada tras 50 años de dolor

Esta es la historia de una elefanta que pasó gran parte de su vida siendo obligada a realizar trabajos forzosos. Lamentablemente, la realidad para muchos paquidermos está llena infortunios y dolor al caer en manos equivocadas.

Muchos son víctimas de la cacería furtiva, otros tantos, son obligados a permanecer en cautiverio durante años.

Elefanta es liberada tras pasar cincuenta años en cautiverio.

elefanta

Nuestra gigante protagonista es una elefanta que fue maltratada durante décadas antes de que finalmente fuera liberada.

A sus 73 años fue rescatada, su estado de esa era bastante delicado, Sook Jai, la elefanta, estaba ciega y sorda. Lamentablemente, pasó más de la mitad de su vida tolerando el peor de los tratos.

Si bien son muchas las personas que solo piensan en hacer maldad y velar por sus intereses exponiendo de la peor  manera a animalitos tan dóciles e inteligentes, también están aquellas personas dispuestas a velar por su bienestar y luchar por causas justas.

Elephant Voices es una de esas organizaciones, gracias a su increíble trabajo entre 15.000 y 20.000 elefantes han sido liberados, la mayoría se encontraba en terribles condiciones.

Sook Jai era uno de esos elefantes que estaba en cautiverio, era obligada a trabajar arduamente haciendo caminatas turísticas, también era utilizada para pedir dinero en las calles.

Esta elefanta es de avanzada edad, estaba notablemente cansada y sacaba la poca fuerza que le quedaba para cumplir con las exigencias diarias. Sin embargo, esto no le importaba a sus cuidadores, quienes lo único que le importaban era lucrarse con el trabajo forzoso que Sook Jai y otros elefantes realizaban.

Por fortuna, su situación cambió luego que miembros de Elephant Nature Park se entera de situación. El proceso de liberación de esta elefante fue mucho más rápido de lo esperado, gracias a que contó con el patrocinio de Joan Baez, quien estaba dispuesta hacer lo posible para nuestra gigante protagonista fuera liberada.

No pasó mucho tiempo para ejecutar el plan de su liberación, fue un viaje de 20 horas hacia la libertad de Sook Jai.

Fue trasladada en un camión, desde un principio sus rescatistas le dieron el respeto y el amor que por años se le fue negado. Tras cincuenta años de haber pasado encerrada bajo el yugo de dueños crueles, por fin, podría vivir libremente.

Solo bastó un mirada rápida para que los voluntarios notaron el lamentable estado en que se encontraba, tenía fuertes heridas en su cabeza y el resto de su cuerpo. Era necesario que recibiera atención médica veterinaria.

Durante el trayecto a su libertad, los voluntarios no dejaban de consolarla, querían demostrarle que todo estaría bien.

La elefanta estaba muy nerviosa, ni siquiera recibía la comida que le daban, los rescatistas entendieron su situación y solo podían consolarla hasta que llegaron a su nuevo hogar.

Cuando finalmente llegaron, Sook Jai no pudo evitar su felicidad, derramó algunas lágrimas conmoviendo aún más a sus rescatistas.

El majestuoso animal pudo reconocer que no estaba siendo entregada a dueños que la seguirían explotando, por el contrario, estaba en la mejores manos.

Era una elefanta libre que podría pasar el resto de sus años dorados descansando y recibiendo todos los cuidados que se merece.

Al bajar del camión, Sook Jai a pesar de ser ciega, corrió emocionada hacia un pequeño lago donde pudo hidratarse. Hoy día este hermoso animal pasa los días en un santuario de elefantes, Elephant News realizó una publicación en la que se lee:

“Finalmente, llegó el día de emprender su viaje, cuando llegamos al parque, Sook Jai levantó su trompa para oler su nuevo hogar, emitió un ruido en el campo, dejó correr algunas lágrimas de felicidad en su rostro”.

Qué bonito es saber que aún existen personas dispuestas hacer la diferencia y velar por todos los animalitos. Deseamos que esta valiente elefanta disfrute el resto de su vida siendo amada y respetada.

Infinitas gracias a todos los que hacen de lo posible la más hermosas realidad. Ustedes son los verdaderos héroes no solo para los animalitos sino para quienes amamos y respectamos tan noble labor.