Elige como padrino de su boda al perro que lo ayuda desde que perdió una pierna

Un perro fue el padrino de una conmovedora boda porque el novio, su dueño, quiso que formara parte de ese día tan especial porque desde el momento más duro de su vida se convirtió en su mejor compañía.

Justin Lansford, veterano del ejército de Estados Unidos le pidió matrimonio a su novia Carol Balmes y desde el momento del compromiso supo que su mejor amigo sería el padrino de su boda.

Pero se trataba de alguien con cola y cuatro patas: Gabe, su perro de servicio.

La pareja se conoció en el año 2012 cuando Justin se desempañaba como soldado y prestaba servicio en Afganistán, en esa misión, sufrió una herida que le causó la amputación de una de sus piernas.

Después del grave accidente, las fuerzas militares decidieron gestionar el traslado de Justin a su país para que recibiera tratamiento médico.

“Era paracaidista en la 82ª División Aerotransportada, estábamos en el este de Afganistán desde principios de 2012, impactamos contra un explosivo que volcó el vehículo en el que viajaba, mis fémures sufrieron lesiones y tuvieron que amputar mi pierna izquierda”, relató Justin.

No era una situación fácil para este soldado lidiar con las consecuencias de las lesiones que sufrió, su discapacidad y el trastorno de estrés postraumático de la guerra.

Así que requirió el acompañamiento de un perro de servicio para garantizar su recuperación.

Cuando Justin se recuperaba ingresado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reade en Bethesda, Maryland, conoció a Gabe, un perro de servicio gracias a Warrior Canine Connection, una organización benéfica que entrena perros de servicio para apoyar a los soldados heridos.

Desde el primer encuentro entre Justin y Gabe hubo una grandiosa conexión, comenzó una amistad incondicional que jamás terminará.

Gabe ha ayudado a Justin en todo el proceso de su recuperación física y emocional, se ha convertido en su amigo inseparable.

“Me ayuda en varias cosas. Puedo apoyarme sobre él mientras me acerco al suelo, si me caigo, él viene corriendo a mi lado y puedo usarlo para apoyarme y levantarme”, relató Justin.

En el año 2014 Justin le entregó a su novia Carol un anillo de compromiso y celebraron su matrimonio un año después en Largo, Florida.

En la boda, Gabe ocupó un papel muy especial: fue el padrino del matrimonio de su mejor amigo.

Justin se sentía complacido de contar con su presencia en ese día tan especial para reconocer lo importante que era en su vida.

El perro caminó con los novios hacia el altar e incluso llevó los anillos de boda, hizo un papel impecable en cada una de las tareas que debía cumplir durante la ceremonia.

El perro de servicio también fue protagonista de la boda

perro

Todos los invitados quedaron muy conmovidos con la presencia y actuación de Gabe, un perro extraordinario que demuestra que son animales leales y capaces de entregar todo su amor.

Han transcurrido cinco años desde la boda y la pareja ha compartido numerosos recuerdos junto a Gabe.

Las imágenes de la celebración y la historia de Justin y Gabe emocionan las redes desde que se difundieron para conmemorar su amor.

Gabe sigue siendo el perro de servicio de Justin, pero además de eso, es parte de su familia.

Como agradecimiento, Justin se ha ofrecido a cuidar cachorros para Warrior Canine Connections, junto a Gabe entrenan a perros para que cumplan la misma función de ayudar a los soldados que lo necesiten.

Justin conoció a un cachorro llamado PJ al que le tomó mucho cariño mientras lo entrenaba, cuando tuvo que irse a su nuevo hogar sufrió mucho, aunque por suerte se mudó tan cerca de su casa que pueden verse con mucha frecuencia.

Un perro de servicio se convierte en un ángel para los que necesitan curar sus heridas del cuerpo y del alma, así lo demuestra esta grandiosa historia.

Más noticias sobre: