Rescatan a un indefenso perrito que estaba a punto de morir de hambre y sed tras ser abandonado

En nuestro planeta, miles de animales son arrojados a las calles expuestos a mucho sufrimiento dolor e indignidad. Muchos otros tienen hogar y no por eso dejan de ser víctimasLo cierto es que, tristemente en cada rincón del mundo hay un animal que está sufriendo. 

A diario nos enfrentamos con estos casos que nos llenan de angustia, dado que solo podemos ayudar a unos pocos. En esos momentos, en los que hemos perdido las fuerzas, estamos agotados y frustrados, la siguiente historia de la vida real nos devuelve la fe en la humanidad.

Nuestro protagonista es un perro, pero, más aún, un verdadero guerreroSu nombre es Billy, y es probable que no hubiera sobrevivido solo por mucho tiempo. Cuando Billy fue visto por una pareja mientras caminaba junto a su casa, todavía estaba luchando por sobrevivir.

Un hombre, concidencialmente llamado Bill, estaba sentado frente a su ordenador y vio a Billy a través de su ventana. Lo que observó llamó rápidamente su atención, ya que lo que al principio le pareció un ciervo, realmente resultó un perrito. 

El hombre, inquieto, le gritó a su esposa que se acercara y miraraFue cuando la mujer le dijo de lo que se trataba. 

 “¡Eso no es un ciervo! ¡Eso es un perro!”, dijo Krista, la esposa de Bill.

La pareja actuó con rapidez y de inmediato se comunicó con un grupo de rescate que llegó para buscar en el bosque cercano al perro blanco demacrado, más parecido a un saco de huesos, debido al estado lamentable de deshidratación y desnutrición en el que se encontraba.

Finalmente, su pequeña cabecita apareció y Billy fue llevado al veterinario. El pobre perro estaba muerto de hambre y era tan frágilque simplemente se componía de piel y huesos. 

El pobre Billy estaba en los huesos, pero gracias a la pareja se fue recuperando

Una vez en observación médicaKrista y Bill se quedaron para acompañar al peludoKrista se enamoró de Billy al instante, la mirada en sus ojos, el dolor que sentía, todo lo que lo hizo continuar luchando, la conectó con él de por vida.

Billy tenía mucha hambre. Quería comer todo a la vista. Pero el personal médico sabía que su alimentación tendría que ser gradual si quería mantenerlo estable. Nadie apostaba demasiado por su recuperación, pero seguramente tenía muchos otros huesos que roer y, sobre todo, el apoyo de sus humanos.  

Así, muy pronto las cosas comenzaron a mejorar para el cachorro, quien se mantenía luchando con todas sus fuerzas, ayudado por los fluidos intravenosos para nutrirlo que le estaban suministrando en el hospital. 

Comenzó a moverse más fácilmente, el único inconveniente era que sus facturas médicas se estaban acumulando. La pareja estaba abrumada. Fue entonces cuando decidieron crear la campaña Saving Billy para recaudar donaciones y la respuesta de la comunidad no se hizo esperar. 

¡Toda la comunidad quería ayudar! ¡Fue realmente asombroso!”, dijo la pareja. 

Pronto Billy estuvo lo suficientemente bien como para dejar al veterinario y salió encantado de su convalecencia. Sin embargo, debía respetar una dieta especial y recibir sesiones de fisioterapia. Fue un trabajo arduo, pero Krista nunca titubeó. 

Con el tiempo, Billy engordó y comenzó a sentirse como en casa acompañado de la pareja de cuidadores, pero, además de Remington, su nuevo e inseparable hermanito, y su vida ahora es maravillosa. 

Comparte esta historia de nobleza con tus seres queridos, agradecidos como estamos de que este perro especial tenga una segunda oportunidad. ¡Gracias Krista y Bill! 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!