Escuchan unos ladridos desesperados tras subir a un hombre a la ambulancia y los bomberos actúan

un perrito ladraba desde el exterior. Nuestros elementos abrieron la puerta y encontraron un perrito

Seguramente te has preguntado por qué nuestro perro nos recibe saltando entre ladridos de emoción, por qué quiere estar encima de nosotros todo el tiempo y por qué se entristece tanto cuando estamos ausentes.

La respuesta es muy sencilla, y es que el vínculo que se establece entre un ser humano y su mascota no difiere mucho del que se tiene con un hijo.

La realidad es que ese amor tan especial y único supera las barreras de la especie. Siempre consecuente con nosotros, leal en los buenos y en los malos momentos, todavía más, el perro es, sin lugar a dudas, el mejor amigo del hombre.

En la parroquia de Cête, en Portugal, vive un hombre de avanzada edad con su perro, pero cuando enfermó repentinamente, vecinos del sector llamaron al equipo de bomberos para ayudarlo.

En el momento cuando subieron al paciente en la ambulancia, los rescatistas escucharon una serie de ladridos desesperados del perrito que se resistía a dejar solo a su papá humano. Quería acompañarlo hasta las últimas consecuencias con tal de asegurarse de que todo estaba bien.

Al ver la impaciencia, insistencia y el nerviosismo del canino, una mujer del equipo de bomberos no pudo resistirse y abrió la puerta permitiendo que el perrito subiera a bordo de la unidad de rescate.

“Después de que nuestros operativos pusieran a la víctima en el interior de la ambulancia y procedían al resto de cuidados prehospitalarios, notaron que un perrito ladraba desde el exterior. Nuestros elementos abrieron la puerta y encontraron un perrito que quería ver a su dueño y fiel amigo”, dijo el jefe del Cuerpo de Bomberos de Cête.

Fue así como el perrito pudo ver a su cuidador. Apenas se encontraron, ambos se tranquilizaron y con mirada cómplice asintieron como entendiendo que no había nada que temer. Se despidieron en un tierno abrazo y el perrito pudo bajarse de la ambulancia e irse más tranquilo a casa.

La historia rápidamente fue compartida en las redes sociales y se robó el corazón de cientos de usuarios que elogiaron el noble gesto de la funcionaria que permitió, esta vez, que el animalito pudiese calmar su angustia viendo a su humano.

“Por parte de los bomberos es un acto bastante bondadoso permitir que este perrito pudiese ver a su humano”, comentó un internauta.

Generalmente, esto no es permitido dentro de las unidades de atención primaria por las normas de salubridad, pero la verdad es que se veía tan rozagante, limpio y bien cuidado el animalito, que decidieron hacer -por esta vez- una excepción a la norma.

Si bien no pudo llegar hasta el hospital para estar al lado de su responsable, ese último encuentro marcó la diferencia en el estado de ánimo de ambos. Seguramente, pronto este amable señor saldrá totalmente recuperado y volverá a casa con su más fiel amigo y compañero de vida.

Comparte esta bella historia de entrega, amor y amistad sin barreras con tus mejores amigos, porque cuando tratamos con cariño a un animal, obtenemos un caudal de bendiciones que nos envuelven por completo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!