Esta niña indefensa sobrevive 11 días perdida en un bosque con lobos gracias a su leal perrita

Los perros son las criaturitas más amorosas del mundo y por eso para ellos es muy fácil enamorarse de sus dueños, más aún si hablamos de un niño. Estos animalitos se convierten en sus compañeros y en unos protectores siempre dispuestos a acompañarlos en las aventuras más peligrosas y la siguiente historia es un ejemplo vivo de ello.

Karina Chikitova una pequeña de Siberia que se perdió cuando tenía sólo 4 años y durante 12 noches estuvo internada en un bosque repleto de osos y lobos.

Una situación extrema a la cual logró sobrevivir, gracias a la ayuda de su siempre fiel perrita Naida.

Los padres de Karina están separados pero viven en aldeas vecinas, así que un buen día la pequeña salió de casa de su madre para visitar a su papá. Como este no estaba ella  decidió ir a buscarlo en el bosque, sin saber el peligro que le aguardaba.

La niña se perdió junto a su cachorra y sus padres no lo notaron sino cuatro días después.

Rodio, el papá de Karina salió de viaje justo antes de que la niña llegara a casa con su perro. La madre explicó que la falta de comunicación en el área hizo que no notaran la ausencia de la pequeña hasta días después, ella siempre creyó que estaba con su padre.

Una vez supo de la desaparición de Karina se le dio parte a la autoridades que empezaron de inmediato un operativo de  rescate.

La niña estuvo extraviada durante 12 noches en el bosque, expuesta a las bajas temperaturas de la noche y a la presencia de animales salvajes como osos y lobos.

Pero Karina no estaba sola, su perrita la acompañó y protegió.

“Fue Naida quien me salvó. Estaba muy, muy asustada. Pero cuando íbamos a dormir la abracé, y juntas logramos calentarnos», recordó la pequeña.

Durante los días que estuvo desaparecida, la niña se alimentó de algunas bayas y se refrescó con el agua de un río cercano. Además, con ayuda de algunas hierbas logró improvisar un lugar cómodo para dormir.

Casi dos semanas después de que cientos de rescatistas y voluntarios peinaran la zona sin obtener ninguna pista, las esperanzas de encontrarla comenzaron a perderse.

Pero la heroica decisión de su cachorro le daría un vuelco a la historia. Cuando todo parecía inútil, Naida apareció un día en Olom, Olekminskiy ulus, la aldea en la que vivía la niña.

Insospechadamente, la peluda había encontrado la forma de dar con el camino a casa pero la aparición fue interpretada como una mala señal por muchos.

Sin embargo, de pronto el animal comenzó a correr por el bosque hasta dejarlos cerca de donde se encontraba Karina.

La pequeña había sido dejada en un pequeño agujero que su amiga excavó para mantenerla a salvo.

“Estaba sentada entre las hierbas, tapada y completamente en silencio.  En realidad no la noté. Ella me vio y estiró los brazos hacia adelante. La recogí, era tan pequeña, tan ligera, como pelusa. Ella no llevaba zapatos.  Su cara, piernas y brazos fueron mordidos hasta la sangre. Estaba muerta de miedo. Enseguida pidió agua y comida, y se echó a llorar. Para ser sincero, difícilmente podría contener las lágrimas también», relató el rescatista  Artyom Borisov.

Este fue el momento justo en que la pequeña fue rescatada.

Para el momento de ser encontrada Karina estaba evidentemente demacrada, pesaba escasamente 10 kilogramos y tenía algunas lesiones. Sin embargo, su destino pudo ser peor de no haber sido por su amada Naida

El país entero quedó sorprendido con esta historia de amor y sobrevivencia, por eso todos los visitantes de Yakutsk, capital de la república de Siberia, pueden ver una estatua en el aeropuerto de la ciudad dedicada a Karina y su heroico perro.

Esta es la historia más conmovedora, no nos quedan dudas de que Naida es una verdadera heroína. Comparte esta nota y dale a tus amigos una razón más para amar a estos peludos seres.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!