Estaba totalmente paralizado y le devolvieron la alegría ayudándolo a caminar por primera vez

Las nuevas experiencias pueden ser un poco aterradoras para todos, pero cuando estas sirven para mejorar la calidad de vida, estamos seguros de que valdrán completamente la pena. Tal como lo descubrió el pequeño cachorro que ha superado sus limitaciones para comenzar a caminar con ayuda de una sillita de ruedas.

Su nombre es Benjamin Bunny y una amable organización le ayudó a salir adelante.

Benjamin es un cachorro de poodle que nació con limitaciones motoras que le impiden el correcto uso de sus patitas traseras. Por fortuna, este amiguito nunca ha estado solo, desde su nacimiento ha tenido el apoyo de Bosley’s Place.

Los voluntarios se convirtieron en sus ángeles.

En este lugar cuidaron al perrito y alimentaron con biberón hasta que estuvo listo para dar el siguiente paso: conocer a su familia de acogida.

La mujer que le abrió su corazón fue Beth Williams, quien además es encargada de un refugio llamado The Tucker Farm.

El pequeño ha corrido con mucha suerte.

Al ver las limitaciones de Benjamin, Beth comenzó a llevarlo a terapia pero el cachorro no avanzaba, así que entró en comunicación con la gente de Walkin ‘Pets: una compañía que ayuda a los animalitos a ponerse de pie con sus sillas de ruedas personalizadas.

“Pets diseñó una asombrosa silla ajustable y completamente personalizada para Benjamin, su nueva silla se puede modificar fácilmente, de manera que puede adaptarse al cachorro a medida que crece”, explicó Beth.

Benjamín muestra ciertos síntomas de movilidad en sus patas traseras, por lo que continuará en rehabilitación con la esperanza de que pueda caminar solito.

Sin embargo, nada de esto es seguro pues sus neurólogos lo diagnosticaron con una deformidad espinal severa detrás de los hombros.

Pero parece que a Benjamín nada podrá detenerlo.

El pequeño continúa en rehabilitación y hasta no encontrarle un hogar definitivo se mantendrá al cuidado de Beth, así como de Bosley’s Place y The Tucker Farm y sus demás compañeritos de aventuras.

Benjamín es un perrito bastante amistoso que sociabiliza con facilidad.

Este cachorrito ha puesto todo de su parte por recuperar su movilidad, pero mientras está apreciando mucho su sillita de ruedas.

Así como las atenciones y comodidades que le dan sus cuidadores.

“A Benjamin le encanta su silla de ruedas, ¡y el tiempo en silla de ruedas no tiene precio para él! Por ahora, estamos pasando cortos períodos de tiempo con las ruedas colocadas mientras trabajamos para fortalecerlo, pero Benny se quedaría en sus Walkin ‘Wheels todo el día si lo permitimos”, dijo Beth.

Este cachorrito es un guerrero al que no le gusta perder el tiempo por su discapacidad y está aprovechando al máximo la independencia que le da su silla. Estamos seguros de que tanto él como sus cuidadores harán lo posible para que vuelva a caminar y, mientras eso sucede, Benjamín continúa conquistando las calles durante sus paseos.

Las historias de superación siempre nos alegran el día, comparte el caso de Benjamín que nos recuerda que vale la pena ayudar a los animales. Todos merecen la oportunidad de ser felices y amor lo hace posible.