«Están actuando peor que el cazador»– La mujer que cuida a los bebés de Alma sufre ola de acosos

El caso de la perrita que perdió la vida en manos del cazador de Chantada se ha apoderado de las redes sociales y de los medios locales.

Una ola de ira e indignación se desató en contra de los repudiables actos del hombre y numerosas organizaciones animalistas y defensores de los animales se han involucrado como nunca antes exigiendo leyes más duras para que estos desalmados paguen con cárcel y multas severas, y actos así no se repitan.

Cientos de personas asistieron a concentraciones masivas el pasado jueves en diferentes puntos del país, convocadas por ONGs y por el partido animalista PACMA para no claudicar en su lucha.

Después de que muchos se estremecieran con la muerte de Alma tras ser disparada y arrastrada por el cazador, miles de personas se mantuvieron alerta por conocer el destino de los 6 cachorros que se quedaron huérfanos.

Y un acalorado debate surgió en las redes porque presuntamente a las organizaciones animalistas que reclamaban poder cuidarlos como merecen se les negó una y otra vez ese derecho.

Ellos alegaban que percibían que había «gato encerrado» porque la Xunta de Galicia y el Ministerio de Medio Ambiente se empeñaban en que había que proceder con unos supuestos protocolos y los perritos debían estar custodiados en un centro que fuera autorizado por la Xunta.

No entendían por qué si ellos estaban capacitados para hacerlo no se los cedían, además que desconfiaban de que realmente se extremaran los cuidados y les angustiaba desconocer su real destino.

Los 6 cachorros han estado bajo el cuidado de Tamara Tamariña, una joven veterinaria acreditada, que no ha hecho más que desvelarse en amor por sus «enanos», como ella los llama.

Pero ahora denuncia la ola de acosos a través de llamadas, mensajes y en redes sociales que ha recibido. Incluso relata que hay grupos ocultos que pretenden hacer quedadas para ir a su casa y llevarse a los cachorros, todo porque muchos que mal se hacen llamar animalistas, piensan que tiene vinculación con la Xunta y dudan de que los perritos estén bien cuidados.

«Soy casa de acogida y axuliar veterinaria. Además, tengo lámparas de calor. He acogido a más de 200 animales en los últimos 9 años, tengo títulos que me acreditan, y aunque no los tuviera, a mí nadie me paga por esto, los acojo con amor», explica Tamara.

Tamara explica que lo que se ha hecho no es más que el procedimiento reglado por la administración, que obliga al cumplimiento de la ley.

«Están todos perfectamente atendidos, es mentira que murieron, es mentira que los dejé morir, no me los comí con patatas», denuncia la veterinaria tras todas las acusaciones que ha recibido.

«Tienen cubiertas todas sus necesidades. BASTA YA DE ESTE MACHAQUE PÚBLICO HACIA LA XUNTA Y HACIA MEDIOAMBIENTE. AQUÍ NO SE TRATA DE LLEVAR MEDALLAS, SE TRATA DE SACAR ESTOS ANIMALES ADELANTE Y ENCONTRARLES BUENOS HOGARES.¡¡¡ POR ELLOS , POR ALMA!!!«, publicó en su red social.

Las acusaciones apuntaban a que habría recibido dinero por cuidar de los cachorros. «Vas de veterinaria pero estás de mierda hasta las cejas», escribió un usuario.

El protocolo seguido por la Xunta con el caso Alma es el habitual y controla constantemente el estado de los cachorros.

«Esto se volvió un caso mediático, si queréis ayudar ir a los albergues llenos de animales ancianos. No trabajo para la Xunta, no trabajo para Medio Ambiente, de aquí no pienso dejar que salgan porque yo ya los quiero», dice en un video que divulgó en las redes para que cesaran los ataques.

Tras las amenazas sufridas quiero decir :La guardia civil ya está al tanto de la gente que amenaza. Decir también que filtrar mis datos PERSONALES es DELITO.Buenas noches a tod@s y por mi tranquilidad y la de los enanos espero que nos dejéis en paz. Un saludo. 🐶🐶🐶🐶🐶🐶🙋❤️

Publiée par Tamara Tamariña sur Vendredi 6 décembre 2019

«Estáis actuando peor que el cazador… Por una vez que se cumple correctamente el protocolo… Que si se cumple, que por qué se cumple; y si no se cumple, que por qué se no se cumple», concluye.

Es lamentable que este caso se haya vuelto tan mediático donde se puede ver claramente quién es animalista de verdad y lucha por los derechos de los animales desinteresadamente y quién no. Lo único que debería importar es el bienestar de los perritos. ¿Te parece que esta mujer dice la verdad? ¡Compártelo!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!